Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


Red is my favorite color - Lily R. Evans

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Red is my favorite color - Lily R. Evans

Mensaje por James C. Potter1 el Lun Jun 16, 2014 12:06 pm

2:03 p.m | Lily R. Evans

Si había algo que James Potter odiaba de empezar un nuevo año en Hogwarts era tener que ir con Dorea Potter a comprar la nueva lista de útiles escolares. La mujer nunca estaba contenta con lo que James tenía, lo obligaba a estrenar rompa aunque fuera innecesaria y el chico no podía hacer nada más que cumplir los caprichos de su madre – Creciste mucho este verano Jamie, tenemos que comprarte una capa más larga – Repetía como mantra anual mientras ella y James bajaban por el callejón, el niño Potter entrecerró los ojos mientras suspiraba con fastidio pero no dijo una sola palabra, pelear contra su madre era como jugar quidditch sin escoba: absurdo e inútil.

La puerta de la tienda soltó un ligero sonido de campana cuando James la empujó, la encargada que ya los conocía bastante bien se acercó para recibirlos y comenzó a tomar las medidas de Potter con una cinta métrica mágica que se estiraba y enredaba en el chico. Dorea comenzó una conversación bastante animada con la mujer que iba desde las nuevas caras de los locales hasta los magos y brujas más famosos del momento. James odiaba tener que quedarse quieto, le costaba bastante no moverse y más de una vez la cinta lo golpeaba levemente por hacerla errar en las medidas ante la inquietud del chico, pero lo que el león más odiaba en ese momento era que Sirius Black no lo hubiera acompañado. En el momento en el que Dorea les había dicho que tenía que surtir la lista de artículos nuevos para ambos chicos Sirius se había sentido avergonzado e incluso se había negado a que la señora Potter comprara sus libros, sin embargo lo que Sirius no sabía era que Dorea no le estaba preguntando si quería que ella se los comprara, si no que con su permiso o no ella los compraría para él. Al ser James su hijo no podía salvarse de acompañarla pero Sirius sí, y argumentando que se sentiría incómodo prefirió quedarse en casa de los Potter. Al parecer el mejor amigo de James no entendía que para los Potter el dinero era lo de menos.

Una vez que la cinta terminó de medir el morocho aprovechó para deslizarse fuera de la tienda a escondidas de su madre, no le fue muy difícil ya que la mujer poca atención le prestaba en ese momento. Con las manos metidas en los bolsillos de sus jeans, Potter emprendió el camino hacia la tienda de animales. No porque quisiera cambiar a su lechuza Flash, más bien por curiosidad, le encantaba ver las nuevas adquisiciones. Una vez que se encontró frente a esta se vio embelesado con el escaparate.
avatar
James C. Potter1
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.