Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


They don't know about us + Györgyi.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Jue Jun 19, 2014 10:13 am

They don't know about us.

GyGry +  16:50 + 28 de agosto


El señor Yaxley llevaba un siglo parado, hablando en murmullos con el señor Nott, el cual parecía estar muy contento de ver al hombre. Conversación de señores vestidos de terciopelo, que se estrechan la mano una y otra vez. Manos enfundadas en guantes de piel de dragón, más caros que todo lo que vendían en las tiendas que los rodeaban. Aldan se aburría, tanto que ya se había memorizado los precios de todos los productos cuyas etiquetas podía ver desde allí. Según su padre, esas calles eran las propicias para encontrarte con con las personas relevantes, pero a la vez las menos indicadas para dejarse ver. Contradicciones que a él, ni le iban ni le venían. Simplemente, intentaba no bostezarle en la cara al señor Nott, pues sería la forma no verbal de demostrarle que le importaba una mierda todo lo que estaba diciendo. Desde luego, la conversación no iba con él, pero su padre no parecía opinar lo mismo; aferraba su hombro con una mano, y alzaba el semblante en actitud de padre orgulloso. ¡Si él supiera! Aldan no quería formar parte de esas conversaciones, no deseaba verse mezclado en esos asuntos -fueran cuales fueran-, al menos no aún. —¿No estás de acuerdo, Terrence?— El chico compuso una mueca de aprensión al oír su nombre de pila. Entendía que lo hubiesen nombrado de esa forma en honor a su abuelo paterno, por lo que comprendía que su padre lo prefiriese al segundo, pero... ¿No podía, simplemente, aceptar que él no era de esa opinión? —Ehm. Supongo.— Murmuró. Agradecía el esfuerzo de su padre por meterlo en la conversación, pero el muchacho no estaba por la labor. —¿Sabes? Aún me quedan cosas que comprar, para el colegio y todo eso. Nos vemos en un rato, ¿De acuerdo?— Se escabulló del agarre de su padre, y compuso la sonrisa más formal que pudo para el señor Nott. —Encantado de verle, señor. Un saludo a sus hijos.— Murmuró, antes de darse media vuelta y apretar el paso tanto como fue capaz.

Se escabulló por entre los escaparates, buscando algo que realmente llamase su atención. No tenía interés alguno en adquirir piezas de dudosa procedencia, ni tampoco en llevarse a casa uno de esos objetos que prometían un sinfín de efectos positivos -o negativos- en quién los poseyera. Pero, sin embargo, si hubo algo que captó su mirada al instante. O, más bien, alguien. La melena roja no era, ni de lejos, fácil de pasar por alto. Frunció el ceño, extrañado, y se encaminó hasta donde estaba. Se giró para mirar a sus espaldas, buscando a su padre que, supuso, habría entrado en algún comercio con el señor Nott. —¿Se puede saber qué haces tú aquí?— Inquirió, con el tono lleno de curiosidad, mientras la miraba de arriba a abajo.  ¿Qué buscaría una leona en un lugar como ese?


 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Jue Jun 19, 2014 10:47 am

They don't know about us.

El callejón Knockturn no era, ni por casualidad, una de las mejores calles del mundo mágico. Como tampoco era el lugar más adecuado para que Györgyinna Finkel decidiese sacar a pasear su precioso trasero mestizo. Era consciente de que por allí rondaban individuos poco comunes y bastante peligrosos, pero el miedo no era uno de sus defectos. No obstante, y siendo sinceros, hay que admitir que la pelirroja no acabó en aquel  callejón por intención propia. Simplemente, su mente le había jugado una mala pasada y había cambiado la palabra 'Diagon' por 'Knocturn', de modo que allí era donde había acabado gracias a ese lapsus. Aprovechó la ocasión, encogiéndose de hombros, para dar un cálido paseo por las acogedoras tiendas que allí  habían. Puede que la tienda de artículos de Quidditch no se encontrase allí, pero algo interesante tenía que haber y ella lo iba a averiguar.

Cruzó el umbral de la puerta de uno de los comercios más caros que posiblemente pudiera encontrarse, donde se reunían de manera discreta magos de la alta sociedad, o, como ella solía llamarlos, cretinos vestidos de terciopelo. Pasó desapercibida durante un par de minutos, pero después muchas de las miradas se clavaron en su nuca al ver aquel cabello pelirrojo tan llamativo. No se molestó en darse media vuelta e irse a un lugar más seguro donde le correspondiese más estar, era demasiado curiosa como para poder hacer algo semejante y consideraba que era libre de exhibirse por donde le viniera en gana. Toqueteó un par de objetos extraños que no había visto en su vida y a los cuales era incapaz de atribuír un nombre, puesto que no existía nada que se les asemejase, para, después arrugar la nariz con cierto desagrado. Estaba concentrada, inmersa en sus cavilaciones y alocadas ideas, por lo tanto no se percató en aquel conocido que estaba haciéndole compañía a unos pasos de ella. O al menos no lo hizo hasta que sintió su grave voz pegada a su espalda. Dio un brinco y no chilló porque se tapó la boca con rápidez antes de darse tiempo a sí misma para proferir un grito ensordecedor.

Sé que te emociona, te enloquece y te apasiona mi presencia, pero procura no intentar que el corazón se me salga por la boca, porque dudo que sea una imagen agradable de ver, Yaxley. — respiró profundamente, intentando calmarse. Acto seguido, enarcó una ceja. — Y permíteme preguntarte que haces TÚ aquí. No es un lugar adecuado para jovencitas que puedan necesitar auxilio. — comentó, con cierta sorna. Le dedicó, al instante siguiente, una amplia sonrisa. Fue lo máximo que pudo hacer, no le estaba permitido abrazarlo. Le había echado de menos durante el verano, porque, pese a que nadie pudiese comprenderlo, sentía un fuerte aprecio por aquel muchacho Slytherin.


 
avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Jue Jun 19, 2014 11:11 am

They don't know about us.


Evitó prestar atención a los pares de ojos que parecían escrutarles. Por un segundo, Aldan estuvo tentado a volverse y gritar, tan fuerte como fuera capaz, que el circo había llegado a la ciudad. Bufó por lo bajo, conteniéndose. No le gustaba sentirse observado y, mucho menos, cuestionado. —Já.— Se limitó a responder, poniendo un segundo los ojos en blanco. — Tu gracia natural me abruma, Finkel, de verdad.— Acomodó las manos en los bolsillos, donde toparon automáticamente con la varita. Prácticamente, única cosa buena de ser mayor de edad; desde el mismo día de su cumpleaños, había estado usando la varita para atarse los cordones, secarse después de la ducha, e incluso rascarse el oído. Aunque, bueno, no era necesaria la magia para usar la varita en esa tarea. — Te has perdido, ¿verdad?— Inquirió, alzando las comisuras divertido. Recordaba a la pequeña Finkel perdida por la escuela, la había visto desorientada tantas veces... Y, de todas formas, no encontraba otra explicación para su presencia en esa calle. Con ese pelo, llamaba la atención como una luciérnaga, en la noche más oscura, en mitad del Bosque Prohibido. ¡Normal que todo el mundo la mirase! Lo que le extrañaba era que nadie hubiese reconocido su rostro, o su apellido, como uno impuro. No eran muy bien vistos en aquellos lares, y Aldan no quería que se metiese en un problema.

Miró a ambos lados, como si de esa forma pudiese espantar todas las miradas indiscretas. —No me digas que vienes a comprar objetos "oscuros".— alzó las manos, para dibujar en el aire las comillas, dando así énfasis a la palabra. Podía imaginársela, perfectamente, haciendo brujerías estúpidas y negativas dirigidas a algún que otro miembro de su Casa. Tonterías de esas que los muggles hacían pasar por magias milenarias, que no eran más que pamplinas y cuentos de abuelas. —Creo que este es el peor sitio del mundo para encontrarnos.— Murmuró, para sí mismo, haciendo una mueca de incomodidad. Desde luego, era el menos agradable.

 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Jue Jun 19, 2014 11:29 am

They don't know about us.

Gy rió levemente por lo bajo, intentando no llamar más la atención ni resultar escandalosa como de costumbre. Era consciente de que Yaxley no se sentía cómodo bajo toda aquella presión que causaban esos ojos curiosos y cotillas que les observaban como si estuviesen viendo una de esas telenovelas que veía su tía todas las tardes de cuatro a seis. — Mi encanto sí que es natural —  alardeó y le guiñó un ojo, divertida. Ni siquiera le pegaba aquel rol de criaja engreída con aires de superioridad. — Venga, sonríe, niño seta. — le estiró de un moflete, como hacen las abuelas muggles con los niños pequeños y regordetes. Aunque a Gy solo le hacía eso otra de sus tías, la más obesa de todas que siempre portaba una nariz respingona y colorada de tanto empinar el codo. Analizó las palabras del muchacho, intentando buscar una respuesta coherente que explicase qué hacía ella por aquellos lares. Pero nada que tuviese que ver con los Finkel era coherente.  — Vaya, me has pillado — se hizo la misteriosa y le hizo una seña para que se acercase hacia ella, como si fuese a contarle un secreto — Vengo a por droga. Pero shhhst, no se lo digas a nadie. Me han dicho que por aquí importan cosas muggles a mejor precio, así que he venido a traficar... — hizo una leve pausa — Vale sí, me he perdido. ¿Qué pasa? — puso los brazos en jarras,  con un aire amenazador.  — ¿Qué iba a hacer si no aquí? Me equivoqué al decir Diagon y he acabado en este antro mirando artilugios extraños de esos que usáis los maguitos sepa Merlín para qué — se encogió de hombros y sacó una chocolatina. — ¿Quieres? — le ofreció.

Actitud muggle, no cabía duda. Por eso, todos los presentes ya habían caído en la cuenta de ese diminuto e insignificante detalle. Quizás debían irse a otra parte donde tuvieran más intimidad, pero Finkel estaba muy cómoda y a gusto en aquel lugar. Y, honestamente, tampoco le apetecía ponerse a caminar para estirar las piernas porque para eso ya tenía a su hermano pequeño cuando quería despertarla, ya que siempre le agarraba de los pies y tiraba de ellos como si fuese elástica. — Prefiero este lugar a Hogwarts, se me acaban los escondites y ya no sé dónde más podemos vernos. — aquello no era del todo cierto, pues siempre se le ocurría un rinconcito para secuestrar a Aldan y hablar con él aunque fueran cinco míseros minutos.


 
avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Jue Jun 19, 2014 12:28 pm

They don't know about us.


Aunque quisiese esconder su condición, o al menos disimular para no llamar la atención en un sitio como ese, no hubiese podido. Toda ella gritaba 'muggle' a los cuatro vientos; desde la actitud con la que miraba las estanterías, hasta la elección de las palabras para dirigirse a otra persona. Por no hablar de su atuendo, claro, compuesto por prendas que no encontrarías en ninguna tienda del mundo mágico. Vaqueros, ¿no? Con aquel tipo de cosas, Aldan entendía eso de 'los dos mundos', tan diferenciados que parecía mentira que pertenecientes a ambos caminasen por las mismas calles, al mismo tiempo. — Claro que sí, Györgyi, eres encantadora.— Cedió, como quién da la razón a una lunática. Después, contrajo el gesto mientras ella toqueteaba sus mofletes. — ¿Se puede saber qué...?— Chasqueó la lengua, mientras se zafaba con un movimiento de cabeza. —Quita. Confiesa, ¿Te inventas todas esas frases, verdad? ¿O los muggles alemanes estáis aún más locos que los británicos?— Lo cual, era totalmente posible. Por la diferencia de clima, o alguna cosa de esas.

Drogas. Esbozó una sonrisa ladeada, leve, mientras ella explicaba todo su proceso de tráfico de sustancias ilegales. —Lo sabía.— Sonó ufano, como siempre, a la par que alzaba la barbilla en pose orgullosa, sin darse cuenta. Era una tontería, pero no podía evitar que se le notase la alegría al llevar razón. —Aunque me encantaría verte puesta, la verdad. Puedes encontrar cosas... curiosas, por aquí.— soltó una risa, leve pero existente, antes de humedecerse los labios con la lengua. Si Gy era un espectáculo de por sí, no quería perdérsela colocada. —Eres tonta, ¿eh?— Negó con la cabeza, divertido. Se llevó una mano a la nuca, y negó con la cabeza a lo del chocolate. Generalmente, el estómago de Aldan no tenía fondo.  Pero, en aquel preciso instante, no podría tragar nada. —Ni te imaginas la cantidad de cosas que puedes encontrar aquí, leona... — Dio un paso a la derecha, y se recostó en un gran armario oscuro que parecía mayor aún que la sala en la que se encontraban. Y que, por cierto, era muy parecido al que había en el salón de casa de su abuela.

Amplió la sonrisa, de forma significante. Gesto divertido, pose despreocupada. Escuchó su comentario y la miró, con gesto tan burlón como falsamente dramático. —Tienes razón, Gy, somos los Romeo y Julieta de nuestra generación.— Asintió, con gesto grave, antes de soltar una risotada sonora, que no hizo más que atraer más miradas indeseadas. — Se que es un problema. Pero esto es aún peor, de verdad, mi padre...— Comenzó a explicar, pero una voz lejana le hizo dejar de hablar. Se llevó un dedo a los labios, pidiendo silencio, mientras agudizaba el oído. ¿Había oído la voz de su progenitor? Sacudió la cabeza, desechando la idea. —Da igual.— Murmuró, mientras dejaba caer la mano. La usó para apartarle un pelo de los ojos a la chica, uno que llevaba bastante rato llamándole la atención.
 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Jue Jun 19, 2014 1:10 pm

They don't know about us.

Gy se relamió los labios eliminando los restos de chocolate que se había dejado al comer el pringoso dulce. Observó durante un par de minutos el envoltorio, ahora vacío, de lo que acababa de engullir. Lo tiró, sin reparo alguno, entre unos trastos que ella consideró como viejos. — Algún día regresaré a por ti, lo prometo, papel. —  le dijo, como si aquel plástico inerte pudiese devolverle la palabra. Luego de aquello, volvió a centrar su atención en los ojos de Aldan. — ¿Lo dices por lo de niño seta? — preguntó o, más bien, afirmó — Te lo traduzco: soso. — añadió aquello tan solo para picarle un poco, era mago pero no idiota y podía entender perfectamente lo que la pelirroja había querido decirle con aquella expresión. — Y no, los británicos siempre estarán más chalados que los demás. O yo lo veo así. Si no, mírate, no eres muggle pero eres rarito igual. — le dio un leve golpecito en la frente y después le dio la espalda, recorriendo el pasillo donde se encontraban. Pasó una mano por una bola de cristal enorme y le retiró suave capa de suciedad que la cubría, de modo que estornudó ridículamente porque tenía alergia al polvo y se cayó de culo al suelo por haber perdido el equilibrio. — Mecachis. — farfulló.

Cuando se incorporó de nuevo, se sacudió la ropa y las manos impregnadas de mugre e intentó peinarse, en vano, por supuesto. Nadie había visto a la pelirroja peinada realmente, pese a que se pasase el peine por lo menos mil veces al día. Y es que esa mata de pelo enmarañado no se mantenía en su sitio ni un solo momento, cosa que la ponía levemente nerviosa a primera hora de la mañana, pero que terminaba por importarle un cuerno al acostarse cada noche. — Romeo y Julieta. — repitió — ¿Lees cosas de mugles?  — alzó levemente la voz, pero volvió a bajar el tono segundos después. Estaba un tanto sorprendida por haber averiguado ese nuevo dato sobre él. — Ahora imagínate la historia con nuestros nombres. 'Aldan y Györgyi', un amor prohibido.  — sonó dramático porque exageró en demasía sus movimientos, así que se mordió la lengua para no carcajearse demasiado fuerte. Se calló cuando el Slytherin se llevó el dedo índice a la boca en señal de que guardara silencio. Se mordió la mejilla por dentro, impaciente. Por un instante, se sintió avergonzada. Sabía que si el padre de Yaxley estaba por allí rondando, debería dejar de hablar con ella porque podía causarle problemas. Una de sus manos acarició su otro brazo, con cierta timidez impropia en ella, pero no quiso decir nada al respecto porque habían debatido sobre ese tema ya en varias ocasiones. Volvió a distraerse cuando su acompañante le retiró un pelo de los ojos y se puso bizca. Luego sacudió la cabeza y esperó a poder hablar. — Podemos hablar otro día. Ya sabes, no quiero... — señaló hacia atrás del chico, haciéndole señas cómicas que daban a entender que se refería a que su padre estaba por allí — molestarte.


¿Era, con certeza, molestarle a él o molestar a su padre?


 
avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Jue Jun 19, 2014 2:57 pm

They don't know about us.


El muchacho abrió mucho los ojos, como quien mira a un auténtico tarado. Cuando Gy hacía ese tipo de cosas -bastante a menudo, a decir verdad-, Aldan no llegaba a decidirse sobre si le resultaba gracioso, o le daba algo de miedo. —San Mungo tiene una excelente planta para personas malitas de la cabeza.— Explicó, como si hablase con un crío o, en su defecto, una quinceañera inestable. Seguidamente, estiró el brazo para recuperar el envoltorio de chocolate y lo metió en el bolsillo. —No me seas cochina.— Regañó, en un tono que se diferenció demasiado del que usaba normalmente. No solía estar pendiente de ese tipo de cosas "educadas", pero en casa se encargaron a conciencia de inculcarle aquel tipo de comportamiento. Al menos, era un chico limpio. Mejor que Snape. Rodó los ojos, pues para él, que lo llamaran soso era casi un insulto. —No me jodas, Gy. Si te parezco soso yo, no entiendo cuál es tu concepto de diversión.— Sopesó su explicación, pero cruzó los brazos mostrándose inconforme. Para él, los ingleses no eran extraños. Sí los muggles ingleses, aunque todos los muggles le resultaban curiosos, independientemente de a qué parte del mundo pertenecieran. Todos esos cacharros, esa tecnología... y sus palabrejas, y forma de hablarse unos a otros, como si no tuvieran orden, jerarquía. —¿Cómo?— Pestañeó varias veces, sin moverse de su sitio. Estaba cómodamente recostado en el ropero, y no tenía intención de seguirla.  —¿Cómo que rarito?— Frunció el ceño levemente, a punto de defenderse, pero fue entonces cuando ella se tropezó, y no pudo aguantarse la risa. —¿Estás bien?— Las carcajadas se sucedieron, entre dientes, durante un rato. —Y luego el raro soy yo...—.

No fue a ayudarla, pues ella se puso en pie mucho antes de darle tiempo a reaccionar. Sonrió de lado, mientras escuchaba su pregunta. —Leo de todo.— Aclaró, aunque no era un dato que su padre debiera conocer. — Pero eso, no lo es.— ¿Shakespeare muggle? Por favor... Había sido un gran mago, desde luego. Solo, que hay cosas que no estudiaban en Hogwarts, y quedaban fuera del alcance de los impuros, lamentablemente. —'Terrence & Franzëska' queda mucho más teatral. Venderíamos mucho, deberíamos patentarlo.— Asintió, a pesar de haber usado esos nombres que, para nada, los representaban. No le gustaba tener que llevar esa relación, fuese lo que fuese, en la clandestinidad. Gy le caía bien, y a pesar de que intentasen ser discretos en el colegio, tener que andar con paranoia si se encontraban fuera parecía muy injusto. —No molestas, Györgyi. Es solo que no quiero meternos en un problema. A ninguno de los dos. Mi padre es... No le conoces.— Explicó, como pudo, intentando no dar muchos detalles. "—... Señor Yaxley." La voz sonó a lo lejos, pero el chico giró la cabeza por inercia, con rapidez. El dependiente no podía verlo desde allí, por lo que no era probable que hablase con él. Así que... La voz de su padre, ronca y grave, llegó a lo lejos. Aldan se mordió el labio, con preocupación, y miró inquieto en todas direcciones. No quería terminar su charla con la pelirroja, y la aparición de su padre significaría tener que unirse nuevamente a las tediosas conversaciones con conocidos. La bombilla se encendió en su cabeza, y sonrió. Veloz, tiró del pomo del armario que tenía a su espaldas, y se metió en él. Alargó la mano y tomó el antebrazo de la chica, tirando de ella hacia el interior del mueble. Allí nadie los buscaría.

 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Jue Jun 19, 2014 10:28 pm

They don't know about us.

 ¡Bien! ¡Ya tengo cubo de basura personal!  — exclamó, cuando observó que su amigo recogía el envoltorio que ella acababa de tirar. A decir verdad, había estado esperando ese gesto durante el tiempo que tardó el muchacho en llevarlo a cabo. Sabía que iba a hacerlo, así que se limitó a sonreír con una satisfacción mal disimulada.— ¿Por qué estáis todos empeñados en que estoy malita de la cabeza — colocó sus brazos en jarras, haciéndose la ofendida. Realmente le importaba lo más mínimo dar la impresión de que le faltaba un tornillo. No era la primera vez que le decían que estaba loca, aunque era consciente de que Yaxley tan solo estaba bromeando. —  Aldan, mírame durante dos segundos fijamente. — esperó a que lo hiciera y después hizo una pose —  Este cuerpo semimuggle que ves aquí, es mi concepto de diversión. —se pasó una mano por debajo del pelo, levantándolo e imitando el gesto engreído que realizaban alguna que otra alumna de Slytherin cuando pasaban por delante de la Gryffindor. Finkel, cada vez que veía una actitud semejante, pensaba: Oh, vaya, me han cegado con tanta pureza. ¡Desprenden hasta purpurina!

Y mientras analizaba todas aquellas tonterías que se paseaban y danzaban por su alocada mente, fue cuando se cayó por el estornudo. — Claro que estoy bien, soy una Finkel. — bromeó. Si por algo eran conocidos los Finkel, era por no rendirse nunca, por muy mal que lo estuvieran pasando. Sus padres murieron luchando hasta el final y ella estaba muy orgullosa de ello, es por eso que no permitía ser despreciada o que sobre su apellido recayesen adjetivos y cualidades que consideraba inciertas. Su familia era algo sagrado, intocable, pues todos - a excepción de su prima Gissëlle - estaban muy unidos. —  Y sí, eres raro, no te esfuerces por demostrar lo contrario. No sé, todos los culebritos sois seres dignos de investigar — se encogió de hombros — Y más el grupúsculo ese de deficientes mentales con el que te juntas. — no se molestó en disimular el malestar que aquello le causaba. No era partidaria de que Aldan continuase entablando amistad con hijos de puristas, más que nada por si algún día le daba por dejarse llevar y le lavaban el cerebro atrayéndole a su secta, pero era consciente de que era su deber. Si quería mantener la cabeza donde la tenía, debía, por lo menos, aparentar que era igual que ellos o ser un poco más sutil al discrepar sobre ciertos puntos. Pese a todo, tenía una fe ciega en que el castaño no iba a apartarla de su vida así como así. Tan solo le bastaba ver cómo en más de una ocasión había impedido que acabase colgada de una de las lámparas del Gran Comedor o ahogada en el Lago Negro. Ni siquiera sabía cómo conseguía que esos hechos no sucedieran, pero le bastaba y sobraba con saber que algo había tenido que decir o hacer. Confiaba en él y así seguiría.

 Si lo patentamos cambia el nombre del libro, no pienso arruinar mi reputación si sale a la luz ese dichoso nombrecito tan horripilante que me pusieron mis padres.  — se peino las cejas, exasperada. Odiaba en profundidad su primer nombre, aunque no había una razón clara que pudiera explicar el por qué. Le desagradaba, punto. Aunque tampoco es que Györginna fuese de su gusto. Para ella, probablemente, el problema de su nombre era éste en conjunto: Franzëska Györginna Finkel. Era demasiado muggle, hasta para ella. O al menos lo concebía de dicho modo. Sintió un leve estirón en uno de sus brazos sin ser capaz de asimilar que acababa de suceder. Cuando estuvo encerrada en un armario con el Slytherin, no le hicieron falta palabras para entenderlo, no formuló ninguna pregunta al respecto. No conocía a su padre, tampoco quería tener el privilegio. — Vamos, Terry, si querías estar en un cuarto oscuro conmigo solo tenías que pedírmelo   — rió, por fin con libertad para poder hacerlo.

 
avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Vie Jun 20, 2014 4:44 am

They don't know about us.


Rodó los ojos ante el comentario. ¿Qué pensaría su madre si oyese a una sangre sucia llamarlo 'cubo de la basura'? Y, aún mejor, ¿Qué pensaría si lo viese a él, no hacer absolutamente nada? Porque eso es lo que hizo, nada. —¿Vas tirando tus porquerías por todos lados? Claro, como en Hogwarts están los elfos para recogerlas... Un comportamiento muy purista, por tu parte.— Apuntilló, con aire socarrón. Aquel era mucho mejor insulto que 'cubo de la basura', aunque solo para Gy. Realmente, se le hacía extraña esa situación. Era... antinatural. Se suponía que él no debería estar allí, de risas, con alguien como ella. Y, sabía, que pocas veces más tendrían una charla tan libre y relajada. Solo le quedaba un curso en la escuela, y después cambiarían mucho las cosas. Al verano siguiente, tendría que casarse y cortar de raíz toda su relación con personas que no eran "dignas" de su compañía. Se suponía que no tenía que hacer amigos de su condición, que solo podía divertirse con las chicas, y nada más. Sacudió la cabeza, dejando a un lado sus cavilaciones. Ella había hecho una pregunta, y él no se había enterado de nada.  —¿Eh? Estás loca. — Reafirmó, con seguridad. Hizo, después, lo que le dijo. Fijó la vista en los ojos azules de la pelirroja, y espero lo que tuviera que decirle. Pero, ese gesto no se lo esperaba y se tuvo que llevar la mano a la boca para ahogar las risotadas. —¿Y qué haces con ese cuerpo para divertirte?— Preguntó, en tono pícaro, alzando las cejas varias veces.

Y ser una Finkel es sinónimo de ser invencible, a todas luces.— Apuntó, pues la chica parecía lucir su apellido como si fuese un galardón. Nuevamente, un comportamiento purista en la muchacha. Por un segundo, Aldan se la imaginó sentada en su sala común, con el pelo rojo haciendo resaltar aún más el verde del uniforme, amedrentando alumnos de primero. Y, aunque imposible, la imagen no le resultó extraña en absoluto. Él no consideraba que los miembros de su casa fuesen objeto de estudio. Quizá Snape sí, que era el tío más raro que había visto nunca. —Tú sí que ere digna de estudio, leona. Me encantaría poder entrar en tu cabeza, y ver cómo lo haces para sacar ese tipo de conclusiones. ¿Qué desayunáis los muggles?— Era una pregunta retórica, claro, pero en cuanto la hizo sintió la curiosidad. Tendrían zumo de calabaza, ¿no? — Eh. ¿Me meto yo con tus amigos? Son... algo radicales, pero me caen bien. Sé que a ti no, y justo por eso son mis amigos y no los tuyos.— Sentenció. En realidad, no era injusto que Gy se metiese con ellos. Pues, su "grupúsculo" hacía lo mismo con ella. Y, en esas ocasiones, Aldan tenía que hacer uso de todo su ingenio para conseguir que dejasen el tema si levantar muchas sospechas.

Negó con la cabeza, con gesto obvio. — No, no. Deben ser los de pila, pues así nadie sabrá que se trata de nosotros. Menos nuestras familias, pero para entonces ya estaremos muy lejos. Seremos muy ricos, y podremos hacer lo que queramos.— El chico sonrió, pero pronto su sonrisa sincera se llenó de amargura. Él ya era rico, y no podía hacer nada de lo que de verdad quería. — Bueno, tú podrás. — Se corrigió, haciendo un gesto con la mano para restarle importancia. —No me parece un  nombre feo. Yo no lo elegiría, pero... — Se encogió de hombros, intentando arreglarlo. Aunque, sinceramente, lo pensaba de verdad. Afortunadamente, ella no opuso resistencia, y en menos de un abrir y cerrar de ojos estaban dentro del armario, con la puerta cerrada, y en una penumbra apremiante. Podía ver su figura a contra luz, bastante cerca -pues el armario resultó no ser tan grande como él pensaba-. Sus carcajadas sonaban huecas, debido al eco, pero no importó; la gruesa madera los aislaría del exterior. Solo esperaba que a su padre no se le ocurriese comprar un armario ese día. Metió las manos en los bolsillos y recostó el hombro contra la pared del ropero. —¿Y abrías accedido, Frankie?— Preguntó, con voz sugerente. Lo preguntaba en broma, ¿no?

 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Vie Jun 20, 2014 6:04 am

They don't know about us.

 Comportamiento purista.  — repitió, mecánicamente. Su cerebró tardó dos segundos más en asimilar la información que acababa de entrar por sus oídos. Cuando reaccionó, le dio una suave colleja a su amigo. —  ¡Oye!  — dramatizó, como habitualmente, y fingió de nuevo haberse sentido humillada y ofendida —  No vuelvas a decir eso, es como compararme con Mulciber y... Ugh.  — hizo una mueca, en señal de desagrado. Se arrepintió de haber hecho esa comparación. —  Creo que tengo nauseas.  — llevó dos de sus dedos hacia su boca, simulando una arcada y después se rió de si misma por hacer tanto el estúpido y no avergonzarse de ello. Luego reparó en la última frase que había dicho el chico. "Cuerpo" y "diversión" no podían estar en una misma frase si a quien se la estabas diciendo era a Györgyi Finkel. Sonrió con cierta picardía y se acercó peligrosamente hacia Yaxley. Era dulce, pero muy avispada. Pasó la mano por el cuello del Slytherin, acariciándole suavemente mientra dos de sus dedos de la otra mano jugueteaban con un mechón de aquel revuelto pelo rojo. —  ¿Quieres averiguarlo?  — alzó ambas cejas, traviesa. Acto seguido, le empujó hacia atrás y se apartó. —  Por favor, ¿por quién me tomas, Terry? 

Después decidió volver al tema de las compañías del castaño. —  Puede que yo no esté muy cuerda, pero no me digas que tus amiguitos no son curiosos. Mira a Snape...Vale que yo no esté siempre muy, ya sabes...Arreglada.  — se señaló la cabeza —  Pero al menos sé lo que es un champú y no parezco una balleta. O mira a...¡Avery!  — se preguntó por qué había tenido que mencionarle a él —  Con esa cara de estreñido que me lleva siempre. No, no me digas que no me meta con ellos. Y desayuno galletas de chocolate con leche, para tu información.  — levantó el dedo índice. —  Pero tú... — le miró durante unos instantes fijamente, ladeando la cabeza para un lado, luego para el otro. Un espejo roto llamó su atención y lo tomó con delicadeza entre sus manos, cuestionándose por qué continuaría aquel objeto viejo a la venta. De un salto, se situó en frente de su acompañante y colocó el espejo con sus manos delante de su rostro. —  Tú eres diferente, mírate.  — asomó la cabeza detrás del espejo, sonriendo de oreja a oreja y le guiñó un ojo, con complicidad.  Con aquello quiso darle a entender que le parecía mucho mejor que todo su círculo de amistades y que no podrían superarlo jamás. Era una serpiente extraña, pero, en cierto modo le quería mucho.

En cuanto escuchó la palabra rico y observó aquella sonrisa apagada en Aldan, se mordió el labio inferior y apartó el objeto. A ella no le importaba ser pobre y mestiza, no le habría gustado ser rica y pura. ¿Por qué? Simple. Había lujos que no se podían comprar con dinero y, para ella, esos eran los más importantes. Amor, cariño, amistad. ¿De qué te servía que te sobrasen las monedas si aquellas tres cosas jamás podrías tenerlas? Supo qué responderle, pero prefirió guardar silencio.

El olor a madera que desprendía el armario le hizo recordar al Bosque Prohibido una vez estuvieron en su interior. Cerró los ojos unos instantes. Aquel siniestro lugar era uno de los terrenos favoritos pertenecientes al colegio que tenía la joven Finkel. Al recordarlo, se sintió relajada y cómoda, de modo que eso ayudó a que aguantase dentro de aquel habitáculo de escasos metros que les había parecido a ambos mucho más espacioso desde el exterior. No veía demasiado, pero algo de luz le permitía darse cuenta de la poca distancia que la separaba de Aldan. Supuso que su pregunta no iba en serio, es más, en ningún momento se le ocurrió que pudiese decirlo de un modo distinto al que solían utilizar en sus conversaciones. Siempre bromeaban, sobre cualquier cosa. Tampoco pensó demasiado su respuesta, así que, distraída, pensó en voz alta. —  Eres buen partido, obvio que sí.  — después dejó de sonreír. ¿Qué diantres acababa de decirle?
 
avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Vie Jun 20, 2014 11:47 am

They don't know about us.


Rió entre dientes, pues la muchacha estaba reaccionando justo como él pensaba que lo haría. —Piensalo, ha sonado tan... Slytherin.— Fingió un esaclofrío, como si pertenecer a su propia casa fuera un castigo.—¡Mulciber! Györginna Mulciber. Ya puedo verte paseando con él del brazo, con un collar de perlas y una túnica a la última moda.— Se puso de puntillas, paseando por el pasillo como si él mismo fuera la pareja de la que hablaba. Pareja imposible, a todas luces, pues aunque se enamorasen perdidamente -¿Sabría Mulciber qué significaba esa palabra?- esa pareja no saldría a flote. Ya se encargaría alguien de hundirla. No continuó la broma, pues Finkel daba pasos hacia él. Aldan frunció el ceño, desconcertado por la proximidad. Un segundo después, los brazos de la chica rodeaban su cuello, y él fue incapaz de moverse. Supo que tenía los labios entreabiertos, como si esperara poder pronunciar unas palabras que no salieron. Fue entonces cuando, con los ojos fijos en los de ella, calló en la cuenta de que Gy era, después de todo, una chica. Dio un traspiés cuando ella lo empujó, pero se recompuso pronto. Se llevó una mano a la nuca, y sonrió de lado. —¿He mencionado ya el hecho de que creo que estás como un cencerro?— Había sido raro, muy raro.

Alzó un dedo índice en el aire, como si quisiera hacerla frenar. —Snape no es mi amigo.— No es que eso fuera un insulto, ni nada, pero sintió la necesidad de aclararlo. —Así que Avery... Gy, ¿Te has puesto roja?— Pinchó, señalándola con un dedo. Después, se echó a reír. Hasta que se vio a sí mismo reflejado en un espejo, y dejó de reír para mirar a la chica a través del mismo. —Yo me veo exactamente igual. Pero, claro, me veo cada día.— Se encogió de hombros, mirando ahora las palabras grabadas en el marco del objeto. —Suelta eso, no tienes ni idea de para qué sirve.— Espetó, apartando con cuidado la mano de la chica, para no seguir mirándose a sí mismo. Nunca había prestado demasiada atención a los espejos, a pesar de que en su casa parecía haber uno en cada esquina. A la señora Yaxley le gustaba contemplarse, controlar su imagen, por si el tamaño de las piedras de sus pendientes había disminuído con el paso del día. Agradeció que la chica decidiese guardarse el comentario, porque no estaba seguro de querer oír lo que tuviera que decir con respecto a aquello.

Procuró no moverse mucho, no colarse en el espacio vital de la chica allí dentro. Aldan no tenía problemas con los espacios cerrados, por lo que no estaba incómodo allí. Tampoco era la primera vez que estaba dentro de un armario con una chica, aunque claro, esa vez era totalmente diferente. —Te prometo que no acostumbro a esconderme en mobiliario.— murmuró, en tono bromista, intentando aligerar un poco la posible tensión. Parecía que la situación luchaba por volverse más y más extraña. No esperaba que contestase, pero lo hizo. Gy no paraba de hacer cosas que dejaban al muchacho sin respuesta, así que él solía optar por decir lo primero que se le ocurría. Aunque no siempre resultaba ser la mejor opción. —No deberías jugar conmigo, no con eso.— Respondió, pero su voz fue un susurro. Mientras, intentaba captar los ojos de la pelirroja en la oscuridad. Dudaba que Györgyi pensase eso realmente. Ahora, quería saber por qué había contestado de esa manera.

 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Vie Jun 20, 2014 1:05 pm

They don't know about us.

Gy hizo un gesto de dolor, llevándose una mano al pecho, al escuchar aquella nueva combinación de su nombre. Por terrible que fuera, tuvo que admitir que sonaba bien. Tanto, que hasta ella se asustó.—  Györginna Mulciber... ¿Por qué Yaxley, por qué? — llevó sus blanquecinas manos al cuello de la camisa del muchacho, zarandeándolo sin piedad.  —   ¿Por qué has tenido que decir eso? Me he traumatizado. ¡Mis oídos! ¡Me duelen!   — sollozó, o bueno, fingió un par de lágrimas de cocodrilo. Se imaginó a si misma sentada en la Sala Común de Slytherin, con el resto de lagartijas a su alrededor, maquinando planes perversos para apoderarse de Hogwarts y destruir  a los impuros. No. Ella estaba mejor así, adoraba sus manías muggles y el poder conocer muchas más cosas de las que ellos conocerían jamás. La pelirroja observó los torpes pasos que había dado el chico gracias a su empujoncito y soltó una sonora carcajada. Tuvo que taparse la boca de inmediato otra vez, no quería que Yaxley fuese descubierto hablando con ella. Su conciencia no se mantendría tranquila si metía en problemas al castaño, así que se mordió el labio. Le dolía la tripa de tanto reírse, pero respiró hondo y decidió frenar el show.  —   Perdón, perdón, no pretendía reírme.   — jugando con fuego, cómo no. Puede que su actitud provocativa naciese desde la más profunda inocencia, pues ella tan solo estaba jugando, como haría una niña de seis años. Tampoco conseguía entender lo peligroso de cruzar límites, pero Gy se caracterizaba por la poca importancia que le daba a la mayoría de las cosas.

 —   ¿Roja? ¿Yo?   — volvió a sujetar el espejo que acababa de quitarle, con rapidez y muy efusiva, podría decirse que hasta rozaba el nerviosismo. Se miró el rostro un par de veces, haciendo muecas. Reparó sus mejillas.  —  Estoy normal, no digas sandeces .  — replicó. No es que le ocultase nada, pero tampoco era su predilección admitir que teniendo pareja, le gustaba Marcus Avery. Y sí, ese era otro punto. ¿Qué demonios hacía la Gryffindor con el prefecto de Hufflepuff? O mejor dicho, ¿qué hacía encerrada en un armario con Aldan Yaxley confesando cosas extrañas? La situación era extremadamente rara. Surrealista. Apretó los labios fuertemente, procurando contener alguna otra frase que no debiera decir.  Claro que, le resultó imposible resistirse.  —   ¿Que no juegue con qué?   — ingenuidad, pura y dura. Puede que Aldan no se creyese que había preguntado eso con total seriedad, pero era cierto, como la vida misma. No tenía ni la más remota idea de a qué se estaba refiriendo. Expectante, esperó una explicación. Sonrió, de tal forma, que se asemejó mucho a una niña pequeña que le hace una pregunta comprometida a sus padres. "Mamá, ¿qué significa sexo?"

Aquel armario viejo, estaba abarrotado de motas de polvo. Finkel terminó por soltar un estornudo que la inclino hacia delante, prácticamente invadiendo el espacio de su amigo. Al darse cuenta de que le estaba aplastando, se echó hacia atrás, todo lo que pudo. Y esta vez sí que se sonrojó.  —   Perdón.   — musitó. Era un completo desastre. Deseaba poder tener la oportunidad de desviar sus ojos azules hacia otra parte, pero en aquel mueble todos los lados eran iguales y analizar los surcos de la madera no la distraería lo suficiente como para no volver a mirar a Yaxley. Así que sí, su mirada terminó por posarse en la de él. La tensión era casi palpable.
 
avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por T. Aldan Yaxley el Mar Jun 24, 2014 4:32 am

They don't know about us.


Se dejó sacudir por la muchacha, mientras un par de carcajadas se le escurrían, extnguiendo así una risa que dejó la estela de una sonrisa ladeada. —En realidad, ambos sabemos que te encantaría envenenar una dinastía con tu sangre muggle. ¡Imagínate el revuelo entre las altas esferas!— Sus padres mismos, desencajarían los ojos de las órbitas y se llevarían las manos al pecho, haciendo aspavientos, como si alguien acabase de cometer un sacrilegio. —Eso sí, no os saldrían los niños muy listos. Por que, con semejantes padres...— Chasqueó la lengua, fingiendo una mueca de pesar que no lograba esconder lo divertida que le parecía la situación. Apelar a la poca agudeza mental de Mulciber le parecía ya casi un cliché, pero era la mejor forma de hacer lo propio -de forma disimulada- con el intelecto de la pecosa. Carraspeó, intentando por todos los medios desprenderse de la extrañeza que lo había invadido hacía un segundo; ¿Por qué no había reparado en la feminidad de la leona hasta ese mismo momento?

Que sí. Por un momento, toda tu cabeza ha sido una gran bola roja. Györginna Avery una un poco peor, pero también me sirve.— Se encogió de hombros, malicioso, consciente de que estaba metiendo el dedo en la yaga. ¿Si, no? No se imginaba a Gy observando, con ojillos brillantes, a Avery durante las clases, y todas esas estupideces. Pero, oye, quién sabe. Algunos dicen que el amor nos hace estúpidos.Solo espero que Mulci no se entere de esta deslealtad, seguro que ya se había hecho ilusiones.— Alzó las palmas de las manos, como desentendiéndose del tema.

Afortunadamente, la esquinita de tinieblas hacía que fuese imposible advertir su expresión. Realmente, Aldan no teía muy claro qué tipo de expresión había adoptado después de la pregunta. Extrañado, contrariado, quizá incluso un poco molesta. ¿Te estás riendo de mi, György? Preguntarlo estaba totalmente fuera de lugar, pero tuvo que morderse la lengua para contenerse. Sacudió la cabeza, sintiendo por primera vez en su vida la necesidad de acallar lo que pensaba, ¿le daba vergüenza, a caso? Podría aquella ser la explicación más sencilla, si no fuera porque aquel sentimiento era inexistente para el Slytherin. Pero, tampoco podía encontrar una explicación diferente.

Intentó llevarse una mano a la boca cuando oyó el estornudo, pero sus dedos chocaron contra el brazo de la chica, que estaba ahora más cerca que de costumbre. Básicamente por inercia, su mano se cerró en torno a la muñeca de Gy, quizá para impedir que hiciese aspavientos innecesarios. O, igual, simplemente por que sí. Pudo distinguir el brillo de sus ojos buscando los de él, y no tuvo intención de retirar la mirada. —Por nada.— Fue prácticamente un susurro; él no solía pedir disculpas. Del mismo modo, no estaba acostumbrado a que se las pidiesen a él.

 
avatar
T. Aldan Yaxley
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por F. György Finkel el Miér Jun 25, 2014 1:42 am

They don't know about us.

Se estremeció ligeramente cuando el Slytherin formó aquella extraña fusión entre su nombre y el de Marcus Avery. No le había hecho ni pizca de gracia, pero debido a que Aldan no iba a comprender el por qué, continuó con la broma como si nada hubiese sucedido. —  Prefería Györginna Mulciber, a decir verdad.  — enarcó una ceja, sorprendida hasta ella misma de aquella sandez que acababa de decir. Sí, prefería a Mulciber mil veces antes que Avery  por mero orgullo, quizás. —  Pero dejate de tonterías.  — hizo aspavientos con las manos, formando de nuevo una mueca de asco. Ni que ella nunca dijese tonterías. —  Voy a tener pesadillas como sigamos así, Aldan Nott.  — si metía el dedo en la yaga, ella metería el suyo también. Aunque claro, sin ninguna mala intención.

Al menos, aquella serie de idioteces causaban que la tensión del ambiente se esfumase poco a poco o, al menos, así fue durante un momento. Gy analizó la situación detenidamente. Yaxley. Ella. Armario. A cualquiera que le contase aquello, pensaría que algo inapropiado  habían estado haciendo, después de todo, era bastante inusual dedicarse a conversar tranquilamente encerrados en un armario. Ella no lo veía mal, es más, le parecía una experiencia muy divertida el estar metida allí con Yaxley haciendo comentarios infantiles. Lo entendía, era mucho más sencillo de lo que cualquiera habría pensado: si era visto con ella, acabarían enterrados. Fin. Así que mejor estar ahí, que meterse en problemas. Suficiente tenía con estar castigada los siete días de la semana cuando estaba en el colegio. Y no, no siempre tenía la culpa, pero ya se sabe, si siempre estás armando alboroto, termina siendo una rutina que se fijen en ti cuando sucede algo.

 Terry   — carraspeó levemente, llamando su atención y evitando su mirada, que era, prácticamente, lo único que podía distinguir entre aquella profunda oscuridad. —  La muñeca.   — él la mantenía sujeta de la mano, ni siquiera se preguntó el por qué. No es que estuviera haciéndole daño, pero estaba incómoda, ya que en aquella extraña posición se veía en la obligación de clavar sus ojos azules sobre los del castaño, lo cual en aquellas circunstancias no le apetecía lo más mínimo. Sin embargo, tan obstinada y descarada como de costumbre, no tuvo reparos en añadir algo más a la frase. —  No has respondido a mi pregunta.   — la curiosidad mató al gato, pero Gy pensaba que si los gatos tenían siete vidas, ella también podía tenerlas. Por eso, se arriesgó. Sentía una inmensa curiosidad por averiguar a qué se había referido con que no jugase con él, 'no con eso'. ¿Qué puñetas era eso? No, no se estaba riendo de él y tampoco es que fuese dura de entendederas. Quizás su mente estaba demasiado libre de pecados, pero nadie imaginaba que György fuese tan inocente.


 



F. Györgyi Finkel

If you gave me a chance I would take it. It's a shot in the darkbut I'll make it. Know with all of your heart you can't shake me. When I am with you there's no place I'd rather be
<3:


avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: They don't know about us + Györgyi.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.