Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Mar Jun 24, 2014 12:16 pm



Al fin se encontraba en el lugar a donde pertenecía, por fin, después de meses interminables volvía a pisar el castillo, los terrenos, su hogar. Los primeros días habían sido algo ajetreados, el tema de los horarios, el desempaque, las celebraciones típicas que se producían en cada inauguración de curso. El moreno, como siempre, se había encontrado muy alejado de toda aquella euforia, a pesar de que en el fondo disfrutaba de todo aquello. Se mostró flojo en la ceremonia de selección, viéndose indiferente ante cada crío que era enviado hacia casa, caso contrario el de sus compañeros que aplaudían con fervor. Cenó rápido y se retiró a su habitación, si detenerse más de la cuenta en charlas estúpidas que siempre se producen por aquellos tiempos, tales como, ¿qué tal las vacaciones?. Báh, palabrería pura e innecesaria. Aquel día se acostó temprano, levantándose con las primeras luces del alba. Observó a su alrededor, sus compañeros de cuarto aún yacían dormidos sobre su cama, sin dar señal alguna de querer abrir los ojos. El moreno se levantó y se duchó rápidamente, para luego buscar en su baúl un bañador corto de color negro, una camiseta sin mangas verde y una sudadera del mismo color que exhibía líneas plateadas y en su pecho llevaba bordada la insignia de las serpientes. Salió sigiloso de la sala común, atravesando las mazmorras y finalmente saliendo hacia los terrenos por el gran vestíbulo. Sintió como aquella suave y fría brisa otoñal acariciaba su rostro y despeinaba su ordenado cabello, como sus zapatillas se empapaban levemente ante el roce de la hierba húmeda por el rocío. Se detuvo un momento en disfrutar de aquello, hasta que finalmente se dio un pequeño impulso y comenzó a caminar a paso rápido hacia el campo de Quidditch.

No tardó mucho en llegar y dejó sobre una banca el bolso que traía encima, en el cual transportaba una toalla, ropa de cambio y una botella con agua. El moreno, como era de costumbre, se había levantado más temprano de lo común para comenzar a entrenar. Le encantaba sentirse cada día más fuerte, le encantaba sentir aquel necesario cansancio al final del día, le encantaba continuar cultivando aquel cuerpo tan trabajado, que lleva desde que tiene uso de razón perfeccionando. Estiró por un momento y comenzó a trotar por el borde del campo, realizando de vez en cuando cambios de ritmo y dirección, movimientos articulares típicos de los entrenamientos de quidditch, para luego pasar a realizar flexiones de brazos y abdominales, apoyándose de las gradas; por último subió y bajó escaleras al trote, hasta que finalizó elongando nuevamente. Observó hacia el cielo, el sol había comenzado a alzarse y si su cálculo no fallaba, tenía al menos una hora para ducharse y volver al castillo, dejar las cosas en su habitación y llegar a tiempo a la clase de pociones, que era la primera de aquel día. Bajó por las gradas y llegó hasta su bolso, en donde se quitó la sudadera y la camiseta, buscando dentro del bolso su toalla, con la cual comenzó a secarse el sudor de la nuca y la cara. Dejó descansar la toalla sobre su hombro y dio un largo trago a su botella con agua. Se sentía como nuevo, se sentía lleno de energías. Definitivamente, le encantaba estar de vuelta.

avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Mar Jun 24, 2014 12:44 pm

Volver al ruedo no era nada fácil para ella. Es más, en ocasiones le parecía un poco más complicado que el año anterior ¿Por qué? La simple idea que le quedaba menos tiempo en aquel colegio le parecía alarmante. El tiempo pasaba volando, y lo que consideraba su verdadero hogar, su fortaleza, su lugar de escape, se le estaba yendo de las manos. Lo lamentaba si, pero aquello era inevitable, el ciclo de la vida de un brujo, el tener que ir creciendo y tener que dejar esos terrenos mágicos (si, más mágicos de lo normal), porque en Hogwarts se encerraban cosas tan maravillosas, que estaba segura en sus siete años reglamentarios no se alcanzaba a conocer por completo. ¡Que pesadilla! Debían alargar más la estancia, darles un respiro de lo que acontecía a su alrededor, sin embargo la vida no era así, tan fácil, tan cómoda, tan caritativa, así que más le valía a ella hacerse a la idea y disfrutar del tiempo que le quedaba, pero más aun de su presente.

Fue así como Ekaterina decidió que a la mañana siguiente consentiría un poco su cuerpo, disfrutaría del ejercicio y de un buen entrenamiento. Algunas personas se cuestionaban como una joven tan "fina", elegante y delicada podía ejercer un puesto tan rudo en aquel deporte mágico. No se necesitaba ser el más inteligente para saberlo. El darle de lleno a aquella bola le quitaba estrés, y la hacía sentir fuerte, poderosa, así que desde joven se había inclinado por aquel puesto, y si le sumaba que su vida giraba entorno al Quidditch (gracias a la tienda de escobas de su padre), no era tan complicado o tan difícil observarla andar por los aires y ser seleccionada de su casa. ¡Eso Ekaterina! Debía empezar a entrenar antes del inicio de la temporada, hacerse toda una guerrera, invencible, inquebrantable.

Muy temprano por la mañana se fue a correr por los terrenos del castillo, pasó incluso la cabaña del guardabosques, los limites del bosque prohibido e incluso hizo un poco más de esfuerzo hasta llegar a las orillas del lago. Se detuvo cuando supo que su cuerpo ya quería un poco de descanso, y además, no le parecía muy bonito andar sudada de un lado a otro. Lo mejor sería esconderse en aquel campo que imaginaba solitario.

Cuando llegó notó la tranquilidad del lugar, pero también sintió pesar al no escuchar la ovación de algunos de sus compañeros, siempre era estimulante escuchar su nombre, saber que tenían fe en ella, aunque solo fuera un juego, aunque claro, para ella no sólo era un juego, sin embargo su atención varió, se desvió y se enfocó a una figura masculina que ya conocía. ¡Pues claro! El pesado de Blackwood, aquel chico con el que en algunas ocasiones había compartido clase.

A Ekaterina no le desagradaba, bueno, no a menos que abriera su boca y el ego del chico saliera a relucir. El verlo le hizo formar una sonrisa de medio lado, también aquella parte maliciosa que tenía se despertó. Un poco de maldad no le caería mal a la inocente y reprimida águila, por eso, sin pensarlo mucho agarró su pequeño bate y con una de las bolas dio un fuerte golpe atinado para gozar parte de la toalla que ondeaba detrás de la espalda del joven. Por el simple sonido, y claro, por el impacto en las gradas llamaría su atención.

Simple alerta en el campo, recuerda eso — Anunció acercándose al joven, su sonrisa mordaz no desaparecía de sus labios. Ekaterina llevaba un short corto de color azul, en la pierna derecha a un costado tenía pequeñas águilas emblemáticas de su casa, también la cubría una blusa de tirantes color gris. Su cabello caía en la espalda amarrado a una coleta larga — Quien lo diría, la serpiente haciendo algo productivo — Molestó hasta colocarse a su lado — Buen día, Blackwood, hace tiempo que no te veía — Con timidez pero mezclado a su arrebato lo miró de arriba hacía abajo; se veía bien, incluso ligeramente atractivo. O más que eso.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Miér Jun 25, 2014 5:47 am



Dejó la botella vacía dentro del bolso y con movimientos al azar de su mano arregló un poco el cabello que se le había pegado en la frente. Lo más sensato sería ducharse allí, en los vestuarios, aún así tenía tiempo de sobra y la toalla ya se encontraba sucia a causa del sudor, tendría que volver al castillo y en cierto punto lamentó haber llevado toda la ropa innecesariamente, no por el peso, sino por la torpeza de no haberlo pensado antes. Acomodó la camiseta dentro del bolso, dispuesto a vestirse únicamente con la sudadera; así que sin más cogió con su mano la toalla, hasta que quedó congelado. El sonido sibilante del viento detrás de él, como una ráfaga le despeinaba la nuca y hacía ondear más de la cuenta la toalla; el fiero impacto de una de las gradas romperse obligó al moreno a dar un pequeño brinco y observar hacia la dirección en donde provenía el ruido. Allí, no muy lejos de él se encontraba un gran agujero recién formado, buscó en su cinto la varita por instinto. Mierda. La había dejado en la habitación, había pecado de confianza y ahora estaba indefenso ante quién buscó dañarlo hace tan solo unos segundos. Cerró su puño y se giró desafiante. Es cierto, estaba indefenso, pero aún así su orgullo y prepotencia era mayor que cualquier peligro o posible daño.

Pero lo que observó no hizo más que sacarle una sonrisa. La morena caminaba a paso lento hacia él, con unos sugerentes short cortos que le hacían resaltar lo perfecto de sus piernas y aquel bate que le hacía ver como una mujer fuerte y decidida. Arqueó una ceja, conocía a Eka desde que tiene uso de razón, aunque jamás fueron grandes amigos, algo de curiosidad siempre existió entre ellos, al menos así lo era por parte del moreno. La encontraba una mujer, aunque tímida, segura de sí misma, inteligente, seductora en cierto punto. Esa misma inteligencia que llamaba la atención de Matt era la que provocaba sus constantes roces y debates, ninguno jamás quería ceder en su punto de vista - Querías eliminar al mejor cazador de Slytherin, no sabía que a las aguiluchas le iban las trampas - Replicó altanero como de costumbre y la barrió con la mirada. Si, su debilidad eran las curvas - Y quién diría que las ratas de biblioteca se mantengan tan bien, la vida trae sorpresas, cariño - La próxima acción que tomó la chica no hizo más que hacerlo reír con altanería. Le encantaba sentirse deseado, que lo mirasen, que admirasen su trabajo. Quitó la toalla de su hombro y abrió levemente los brazos - Adelante, continúa - Se burló de la Ravenclaw y terminó por tirarle la toalla en el rostro - Para cuando te sientas sola - Le dio la espaldas a su acompañante y terminó por cerrar el bolso, sin llegar a ponerse la sudadera aún, con aquellas malas intenciones latentes a flor de piel.

avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Miér Jun 25, 2014 11:28 am

Se arqueó una de sus cejas con lentitud. La mujer disfrutaba en secreto de la arrogancia que podía dejar ver el muchacho. En ocasiones se sentía envidiosa de tal cosa, y es que si ella pudiera tener un poco más firme el carácter con el mundo, otra cosa le pintaría. Primero que nada no tendría que vivir en la represión de sus padres, en ese maltrato constante que su progenitor tenía. Todo aquello gracias a sus manías "extrañas". Suspiró y casi resopló al recordar eso último, le parecía lamentable el tener que reconocer eso, pero no era momento, así que prontamente sonrió de forma mordaz intentando ignorar los temas internos, disfrutando del momento.

—  Vaya, que descaro el tuyo de mostrar ese cuerpo tan feo —  Le molestó, aquello era claro, Matt era un joven atractivo, cuidaba de su aspecto y se veía muy bien, pero decirle lo contrario resultaba muy abrazador. Joder de vez en cuando con él le parecía un respiro, con él podía ser esa parte de ella que no se atrevía a salir con otro. Aunque tuvieran piques podía considerarlo un amigo, un conocido, algo importante ¿No? Después de todo se conocían desde pequeños y ella sabía algunos de sus secretos más vergonzosos o a la inversa. Eso era el precio de la amistad tan profunda entre sus familias.

—  La inteligencia es un requisito importante para pertenecer a la casa de las águilas, pero debes de tomar en cuenta una cosa, incluso en la malicia se puede emplear parte del cerebro, deberías eso tenerlo bien en cuenta, eres de las personas que creía lo sabían, no te considero tan tonto —  Porqué ¿para qué mentir? Subestimarlo es como decir que ella le podría ganar en cualquier encuentro de Quiddtich, o que podía ganarle en fuerza, habían cosas obvias que no se podían tapar con el sol; como acto reflejo tomo la toalla, como burla la aspiró y luego hizo un gesto de asco — Hueles horrible ¿no te bañas bien? Podría darte algunas clase de frotar estropajo —  Fastidió un momento sin dejar de sonreír. No olía mal, de hecho le parecía extraño que tuviera buen aroma, de esos masculinos que pocos tenían, porque cuidaban de ese aspecto, los hombres solían ser torpes en la limpieza, agradecía que él no, ya que restaba muchos puntos.

¿Qué te trae por aquí? — Preguntó con curiosidad saltando algunas gradas para ir por aquella bola que había golpeado con fuerza. La encontró cerca de un poco de madera caída. La cargó y regresó para sentarse —  ¿Tan vanidoso eres? —  Analizó. El cuerpo bien trabajado de él le otorgaba una respuesta, jamás había hecho una pregunta tan estúpida en su vida, pero por algo se debía empezar. —   Pensé que las serpientes se la pasaban molestando a los leones, no precisamente entrenando —  Se encogió de hombros.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Jue Jun 26, 2014 5:24 am



Arregló su bañador deportivo, bajándolo un poco para hacer notar aún más sus oblicuos. Si, era un engreído y le encantaba serlo, después de todo así había crecido, así lo habían criado. El siempre será el mejor, sin importar el cómo, sin importar el qué; la humillación y la derrota no tenían cabido dentro de sus pensamientos y únicamente eran ocupados en sus palabras para denigrar aún más las falencias de sus adversarios. Arqueó una ceja ante el comentario mordaz que provenía de aquella lengua, que muchas veces podía ser tan venenosa como la de las serpientes - Y yo que había pensado en dejar que lo tocaras y todo, lástima que no sea de tu gusto - Ironizó en cada palabra, aunque cierto dejo de coquetería se dejaba ver entre líneas. La verdad es que con el tiempo la chica se había vuelto toda una mujer, había dejado atrás todo rastro existente de aquel cuerpo de niña que tenía, para dar pasos a acentuadas y tentadoras curvas, bien trabajadas, firmes y admirables. 

Dejó sus cosas de lado, volviendo su vista hacia la chica nuevamente - En la malicia se emplea gran parte del cerebro, sino más que malicia sería estupidez, más que una victoria sería un fracaso - Y de eso a él le sobraba, la crueldad y maldad han sido una parte constante e importante dentro de su vida, la inteligencia su pasión. Porque sí, a pesar de ser un hombre lujurioso, también era uno muy intelectual, amaba la historia, devorar libros, la geografía y aprender de las leyes, todo buen plan nace primariamente de una mente maestra, él era esa mente - Es una característica de las águilas, es verdad, aunque también es verdad que hay un buen par que dejan mucho que desear, al parecer la estupidez últimamente se ha vuelto contagiosa - Sonrío divertido ante su siguiente comentario y no puedo evitar soltar un ligero suspiro - Ya sabes, olor a macho alfa, reconócelo, te encanta, sobre todo si es mi aroma - Arqueó una ceja, con la misma diversión latente en sus expresiones - Aunque podría aceptar aquella clase, estamos a tan solo un par de paso de las duchas, ¿me acompañas? - Chasqueó la lengua, en una mezcla de broma y desafío, en el fondo, no le molestaría compartir el baño con ella, más que no molestarle, le gustaría.

Siguió a la morena con la mirada, observando más de la cuenta el contoneo que producían las caderas de la chica, perdiéndose un momento allí - Lo mismo que todas las mañanas, continuar haciéndome tan guapo cada día - Avanzó hacia las gradas y de un brindo subió a ellas, acercándose a la Ravenclaw y sentándose a su lado - Aquello es otro de nuestros intereses, pero vamos, también hay cosas más importantes que dedicarles tanta importancia a la banda de descerebrados - Alzó su vista, en dirección al campo y se quedó allí observándolo por unos momentos - ¿Y bien?, ¿me acompañarás a aquella ducha o tendré que llevarte a la fuerza? - Volvió su mirada a la morena y sonrío suspicaz, después de todo, podría hasta resultar aquello. No le molestaría perderse la clase de la mañana.

avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Jue Jun 26, 2014 4:04 pm

Discutir se le daba bien, más cuando creía que alguien era tan altanero como ella y podía llevarle el juego, sin embargo llegaba el punto en que se incomodaba, en que de verdad la cosa le parecía molesta, o en realidad cuando no sabía como contraatacar. Los temas relacionados al acercamiento no eran su fuerte, Ekatería tenía serios traumas relacionados a eso. Había visto en una ocasión como casi abusaban de una chica, y encina de todo, su padre en ocasiones infringía castigos físicos que le marcaban hasta el fondo del alma. Por esa razón prefería guardar silencio, pero si la cosa resultaba tan insistente como con Matt, lo que debía hacer era seguir sacando a la luz su lengua viperina, para eso le iba bien.

Venga, Matt, yo sé que tienes un deseo muy grande por verme desnuda, pero no se te va a hacer, mejor busca a una de tus locas fanáticas, con ellas las cosas deben de ir más fácil ¿No crees? — Y es que lo sabía de memoria, existía más de una jovencita que estaba dispuesta a perder su dignidad por tener aunque fuera un roce con el chico. ¿Y cómo no? Se trataba de una serpiente, de familia pura, de buen apellido, con un nivel socioeconómico algo, y para sumarle un poco más al asunto, atractivo y popular. Lo que hacían por tener un poco de eso. ¡Pobres mujeres! — ¿Siempre la tienes así de fácil? Me refiero a con las chicas, es muy bien conocida tu fama de mujeriego, cuando te toque la verdadera ni te volteará a ver por como eres — Le recordó dándole un golpecito en el hombro.

¿Y bien? Estoy segura que en el próximo partido les vamos a ganar, es algo que estoy esperando, y espero dar un buen golpe a tu cabeza — Le esbozó una sonrisa ladina. Se levantó y estiró un poco — ¿Cómo van las clases? ¿Qué tal las mujeres, el alcohol, las fiestas? — Le miró a los ojos y luego le pidió la mano para que la acompañara — ¿Vamos a volar un rato, o temes que un águila te gane en velocidad? — Se quedó con la mano estirada, esperando a que aceptara de su oferta y que olvidara por completo esa tontería de las duchas.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Lun Jun 30, 2014 12:05 pm



Siempre había sido así con la chica, al menos desde que sus hormonas comenzaron a revolucionarse; porque tenía la confianza de decirle cosas de aquel estilo sin temor a una réplica algo violenta ni al rechazo, tan solo la misma bordería de siempre, en su estado más puro y jovial. También tenía claro cuán vergonzosa se ponía con esos temas, retrocedía y hasta a veces simplemente dejaba ganar la discusión por el hecho de terminar con el tema; al moreno le parecía divertido aquello, por eso muchas veces se desviaba por aquel camino, aunque no iba a mentir, si algún día alguno de sus comentarios venenosos se volvía realidad, él no tendría problemas en cumplirlo - Tienes razón, las presas fáciles son un manjar, pero me conoces... me gustan los desafíos, mejor aún cuando aquel desafío babea por mi cuerpo - Se burló, altanero como de costumbre - Además, esta vez la presa ha venido a mi, ¿por qué tendría que esforzarme en buscar otra? - Se encogió de hombros y entrelazó sus propias manos, apoyando sus antebrazos en sus rodillas, al tiempo que alzaba su vista hacia las gradas vacías y sentía profúndamente el cómo extrañaba verlas llenas desde las alturas, el grito de la multitud, los colores verdes y plateados inundando el lugar para corear su nombre. Extrañaba el quidditch, extrañaba los partidos, pero por sobre todo extrañaba sentirse glorificado.

A pesar de ser engreído y jactarse muchas veces de triunfos que no eran de él, con el Quidditch era distinto, lo había jugado desde que tenía uso de razón y era excepcionalmente bueno en lo que hacía, esta vez si se trataban de sus triunfos, por algo coreaban su nombre, por algo el fervor que producía en los espectadores cuando cogía la Quaffle; por algo sus enemigos le temían dentro del campo. Allí, allí estaba en su habitad natural y dejaba de lado toda máscara de seriedad o elegancia, para pasar a ser un hombre furioso, que no tenía problemas en ensuciarse más de la cuenta, que sonreía y disfrutaba de cada segundo del partido - ¿Siempre te haces la difícil?, al parecer te hace falta vivir un poco, ¿y qué mejor que hacerlo con un amigo de toda la infancia? - Sonrió gamberro - Y que además está buenísimo... - Le guiñó un ojo para luego dar pazo a una sonora carcajada, ella sabía tan bien como él que no dejaría el tema así como así - Pareciera que aún no me conoces lo suficiente, ¿la verdadera?, para mi aquello no existe, el amor no existe, no es más que atracción y deseos estúpidos de gente débil, para hacer el ridículo con algún tipo de justificación o simplemente para darle emoción a su vida carente de todo sentido - Él se ha sentido más de alguna vez débil frente a una mujer, atraído de tal manera que sentía cómo sus piernas flaqueaban con tan solo una mirada... pero jamás había dejado que pasase más allá de eso, jamás le dio mucha importancia y jamás lo haría. El amor solamente servía para volver débil a la gente, hacerle perder el tiempo, dejar de lado sus sueños y sus objetivos. Él tenía hambre de grandeza... y no la intercambiaría por nada en el mundo.

No pudo evitar reír burlesco ante las próximas palabras de su acompañante - ¿Ganarlo? - Bufó, tan fuerte que parecía que estuviese escupiendo - Deja de soñar, aguilucha, que tu escudo sea un ave no significa que sus integrantes sepan volar, es más, la mayoría del tiempo llegan a dar hasta pena - Agitó levemente su mano en señal de desdén. Él tenía claro que aquel año era el de las serpientes, tenían más convicción que nadie, tenían mejor equipo que nadie... lo único que no tenían era unión, pero aquello daba igual, con el talento separado de cada uno de los integrantes no hacían falta esas mariconadas de trabajo en equipo - Mejores que nunca, ¿acaso lo dudabas? - Eran demasiadas las preguntas para responder por separado, incluso, llegó un momento en el que le moreno dejó de escuchar, así que simplemente respondió generalizado - Tan solo preocúpate de no perderle el ritmo al mejor cazador de Hogwarts, cariño - Sonrió altanero y se puso de pie casi de un salto, le encantaba volar, sobre todo si se trataba hacerlo dentro de aquella institución; así había descubierto caminos ocultos, monolitos abandonados y hasta estructuras destruidas, que seguramente habían sido parte de las instalaciones del colegio hace un buen par de años. Chocó la mano de la Ravenclaw y pasó junto a ella, enviándole un beso; comenzando a brincar para bajar de las gradas y buscar una escoba de práctica del almacén - ¡Ya te estás quedando atrás, aguilucha!




Matthew J. Blackwood
avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Lun Jul 07, 2014 8:24 am

Enviar no era algo que la caracterizara. Si lo veías de cierto punto ella había tenido todo cuanto quisiera en la vida. Una buena familia, buena posición económica, privilegios con el apellido, viajes, entre otras cosas. Lo que no tuvo y seguía sin tener era libertad, potestad propia, y por eso mientras más pasaba tiempo con Matt, más deseos tenía de ser cómo él, igual de liberal, de osada, de segura, e incluso de altanera, y es que el joven le inspiraba tanta confianza como fuerza y fortaleza. No es que no los tuviera, es que le habían enseñado a no ser así. Quizás al final de su vida terminaría por convencerse, por romper esas caderas que tanto la anclaban. Todo estaba por verse.

Por extraña razón creía que Matthew la ponía nerviosa a propósito, y no era sólo un creer, se trataba de un hecho. El joven sabía las debilidades de la chica, y es que no se necesitaba ser un experto en la materia llamada Ekaterina para saber que el tema sexual no era su fuerte. Ni siquiera había dado un beso, a su edad probablemente eso era una especie de aberración, sin embargo mientras no supieran poco le importaba, y tampoco es que le avergonzara, para nada.

Debes de creerte muy rudo por no creer en eso del amor, pero debes saber que por el amor se mueve todo, por ejemplo tu te mueves por el amor propio — Se encogió de hombros mientras caminaban detrás de él, al poco tiempo ya se encontraba emparejando su andar, y luego ambos habían llegado al almacén. La Ravenclaw abrió la puerta con un fácil movimiento de muñeca de la mano con su varita. Se inclinó a tomar una propia y luego le dio el espacio necesario a la serpiente. No habría trampas o ventajas en el juego, ambos tendrían escobas del mismo nivel y con la misma velocidad.

En el colegio tenían la Barredora 3. Un producto que había salido al mercado gracias a la compañía de su familia en el año 1937. Muchos estudiantes se preguntaban porqué el colegio tenían artefactos tan viejos para el entrenamiento, y es que llegaban a ser lentas, sin embargo su estabilidad servia muy bien para poder enseñar las bases y lo necesario a los estudiantes para el vuelo. Los jugadores de Quidditch tendrían a comprar productos más modernos, pero gracias a esos artículos su vuelo era perfecto, no se podían quejar al respecto; en una de ellas volarían en ese momento. Ekaterina se montó en ella y dio un golpecito sobre el pazco marchito. Al instante ya se encontraba volando superficialmente.

¿No es gracioso? Creo que me subestimas, recuerdas que yo crecí entre escobas ¿no? — Le miró de reojo. La sonrisa mordaz había aparecido en el rostro de la joven y al poco tiempo comenzó a elevarse dando ligeros círculos por encima de la cabeza del joven — Las serpientes deben saber su lugar, arrastrarse en el suelo — Molestó subiendo aún más y avanzando con rapidez hasta los arcos más lejanos, las ganas de volver a tomar un bate y poder golpear una bola se iban incrementando a distancias agigantadas. ¡Necesitaba que la temporada empezara! — Incluso en el aire ustedes son demasiado sucios para jugar, no son ni un poco profesionales para el Quidditch, deberían ser más profesionales, de esa forma podría incluso respetarte, o considerarlo — Suspiró y se quedó en medio del arco centrar, como si estuviera esperando a parar una posible anotación.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Jue Jul 10, 2014 5:19 pm



El último brinco lo dejó la hierba del campo, húmeda aún por el rocío de la mañana. Aspiró una gran bocanada de aire, sintiendo un poco de nostalgia al volver a pisar aquel campo, a pesar de que ya lo había hecho hace un par de minutos. Matt no podía evitarlo, después de todo vivía por el deporte; muchas veces pensó en dedicarse de lleno al Quidditch, como jugador profesional, pero por el estatus de su familia, sus amplios conocimientos y sus ambiciosos deseos lo obligaron a desechar aquella idea y conformarse con la gloria y el aliento que recibía en la copa del colegio. Quizás no era lo que deseaba, pero era lo que tenía, al menos era lo necesario. En aquel breve despiste Eka se le adelantó, ágil como el animal que llevaba en su escudo. El moreno sonrió, divertido como pocas veces, después de todo ella lo conocía desde pequeño, sabía muy bien como era y cómo se comportaba, conocía sus altos y sus bajos. Corrió tras ella, olvidándose en aquel segundo que aún llevaba el torso desnudo, aunque aquello no le importaba, al contrario, se podría decir que le encantaba lucirse frente al resto. Cogió la escoba de entrenamiento y con ella al hombro avanzó hasta el centro del campo, a paso lento y con la sonrisa intacta, mientras dejaba que la morena se le adelantara - Te recuerdo que soy cazador, vivo de la velocidad y la agilidad, deberías dedicarte a golpear cosas en vez de desafiar a alguien para terminar comiendo polvo - Replicó altanero, con la audacia a flor de piel, digno de cualquier Slytherin seguro de sus acciones.

Se montó en su escoba y golpeteó con su pie el césped, elevándose por los aires y sintiéndose de alguna manera libre, como si estuviese exactamente en el lugar al cual pertenecía - Las serpientes somos buenos en el suelo, pero mejor en las alturas, irónico, pero cierto - Y no mentía, Slytherin siempre ha sido un rival temido y respetado en la copa de las casas, no por algo siempre se encontraban disputando los primeros lugares - Cada equipo tiene sus tácticas, además... no hacemos nada en contra las reglas, deja de llorar, águila - Y llevó sus manos a los ojos, simulando el llanto para después reír. Jugaban sucio, golpeaban y mientras más daño causaban mejor, no lo iba a negar, pero a final de cuentas Matt tenía razón, todo lo que hacían, por muy tramposo que pareciera, estaba dentro del marco legal. Se aferró a su escoba y dio un giro sobre ella, para luego salir disparado a gran velocidad, directamente hacia la morena; cuando estuvo a centímetros de chocar con ella volvió a girar, rozándola por un costado y entrando en el centro del aro de anotación, alzando el vuelo y quedando de cabeza sobre ella, para soltar sus manos y desordenarle el cabello - Espero que no hayas perdido el ritmo durante el verano, ya sabes que me gustan los desafíos - Volvió a sonreír, esta vez más gamberro y en otra acrobacia se terminó por estacionar a su lado.



Matthew J. Blackwood
avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning, Hogwarts | Ekaterina

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.