Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


The worst punishment ||Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The worst punishment ||Privado

Mensaje por Marlene McKinnon el Miér Jun 25, 2014 7:10 pm


5:40 pm || Una semana después del inicio de clases  || Almacén de Material

Matthew J. Blackwood

La rubia caminaba a paso lento por los pasillos del quinto piso mientras su sombra era proyectada en las paredes por la luz que entraba desde la ventana. Estaba atardeciendo en las afueras de Hogwarts y el sol se esforzaba por iluminar el camino de la chica enviando sus últimos destellos de luz, la única compañía de la rubia en esos momentos era aquella caja un poco pesada en la cual cargaba exactamente cuarenta y tres frascos de diferentes pociones y hierbas, ¿Cómo sabía cuántos eran exactamente? Pues porque había pasado toda la tarde organizándolos en la caja, encontrando sus nombres, probando que era cada uno y etiquetándolo, todo por llegar tarde a una clase, bueno, en realidad había faltado ya a tres clases en la primera semana desde su regreso de las vacaciones, ahora después de haber etiquetado sus nombres en aquella caja debía asistir al almacén donde ella y otro compañero tendrían que organizarlas en los estantes.

Movió la caja un poco molesta hasta que escuchó el tintineo de las botellas de vidrio que venían dentro de esta, pero rápidamente dejo de hacerlo cuando recordó que dentro de aquella caja venían ciertas pociones que al ser mezcladas podrían hacer que explotara todo el castillo. –Genial- soltó un bufido mientras intentaba soplar un mechón molesto que se había escapado de su coleta y ahora estaba obstruyendo su vista en el camino, a medida se apartaba del corredor la luz iba disminuyendo y era remplazada por antorchas de fuego que colgaban de unas garras de hierro, llegó por fin al almacén, colocó la caja en el suelo para poder abrir la puerta porque seguramente estarían bloqueadas, pero estas ya estaban levemente abiertas, quizás su compañero de castigo ya estuviera ahí, no entendía por qué él no había recibido el castigo completo.

Mordió su labio mientras asomaba su cabeza por la puerta para ver si encontraba a su compañero pero no lo hizo, el almacén era enorme y seguramente el estaría ya organizando algunos otros frascos o eso esperaba la rubia, se agacho para tomar la caja nuevamente y con un pie abrió mejor la puerta para entrar, el lugar estaba oscuro, tenía pocas antorchas y eso lo hacía parecer infinito, Marlene suspiro y caminó hasta el interior para colocar la caja en alguna mesa cercana. – ¿Hola?- preguntó a la nada mientras intentaba sacar la lista de las pociones de la bolsa de su falda –El profesor dijo que ya estarías aquí, aquí está la lista de las otras pociones- dijo a la nada por segunda vez pero nadie respondía –genial, ahora me dejan todo el trabajo a mi sola- gruñó dando la espalda a la oscuridad para comenzar a sacar los frascos de la caja.




She's crazy. And just when you think you've reached the bottom of her craziness, there's a crazy underground garage.
I'M A LIONHEART. ♥️

LIFE IS TOO SHORT TO BE ANYTHING BUT HAPPY ♥️:
W E  A R E    T H E     P E R F E C T     D I S A S T E R
avatar
Marlene McKinnon
Gryffindor

Gryffindor

Otros :
I'm a LIONHEART.♥

-ficha - relaciones - cronología-
-busqueda-

Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Jue Jun 26, 2014 11:42 am




Repasó una vez más el lugar, cerciorándose de que se encontraba vacío. No quería ser descubierto allí, aquel lugar estaba prohibido para los alumnos, a no ser de que algún maestro te enviara a ordenar por algún castigo, la cual no era y jamás sería su situación. Porque él era un alumno ejemplar, al menos bajo los ojos de los profesores; era inteligente, sacaba buenas notas, caballero y atento, jamás lo descubrían metido en ningún lío, porque siempre sabe cuándo es el momento de abandonar la escena antes de ser descubierto. En fin, ya tenía una reputación muy bien formada y esperaba que aquello siguiera así. Metió la mano en su bolsillo y sacó un pequeño reloj de plata, que llevaba una serpiente grabada y sus iniciales bajo ella; bajó la mirada y repasó la hora, aún no eran las seis, el celador no llegaría en más de una hora, así que tendría el tiempo suficiente para coger todo lo que necesitaba de aquel lugar y salir allí, como si nada hubiese pasado. Entrecerró la puerta y guardó la pequeña llave que había robado hace un par de días; la verdad aquello no había sido para nada difícil, el grotesco hombre que se encargaba de la vigilancia y el aseo del castillo era tan estúpido como cualquier crío o cachorro recién nacido.

Avanzó a paso seguro entre las hileras de objetos varios, de escobas de quidditch, de calderos, de libros viejos sin prestarle mayor importancia, la razón por la que estaba allí era otra y debía apurarse para no ser descubierto. Giró hacia la derecha, rodeando un estante polvoriento, que exhibía bates y Quaffles en desuso, hasta que por fin llegó a dar con el pasillo de pociones. Según tenía entendido, el armario de Slughorn no era el único lugar en donde el viejo profesor escondía sus creaciones, sino que allí también tenía un lugar especial reservado para ellas; cayendo en la estúpida idea que jamás nadie las podría coger, por la seguridad que ejercía aquel lugar, de seguro no dudó en un segundo en dejarlas allí, bien al fondo, quizás hasta ocultas detrás de las otras pociones inútiles que exhibían las repisas. El moreno comenzó a leer con cuidado cada una de las etiquetas de los frascos, observando a la vez su color, agitando una que otra para ver cuán espesas eran; él era un gran conocedor de pociones, sabía perfectamente cuál era cuál y no se dejaría engañar por algún sustituto de ellas. Después de todo él mismo podía ser capaz de elaborar aquellos brebajes que estaba buscando, pero infiltrar los materiales necesarios al castillo era una tarea muy complicada, por no decir imposible. 

Matt se encontraba en su labor, hasta que el sonido de una voz lo hizo dar un brinco, que provocó que casi soltara el frasco que estaba revisando con cuidado. Observó hacia sus costados, estaba jodido, su impecable historial sería manchado, incluso podría arriesgar más que un castigo, una expulsión. El corazón del moreno comenzó a latir a mil por hora y buscó con lentitud la varita bajo su cintura, cogíendola por el borde y alzándola entre la oscuridad hacia la entrada del lugar. No dudaría en atacar, si tenía suerte podría desmayar al susodicho antes de que lo viera, si llegase a verle tendría que borrarle la memoria... quizás después de torturarlo un momento; el ojiazul sonrió altanero ante aquel persamiento, su cabeza, ahora más calmada se imaginaba una y mil situaciones distintas, de las cuales ninguna era él el perjudicado. Comenzó a dar pequeñas zancadas en silencio, tan imperceptible como una serpiente, ocultándose en los pasillos oscuros y detrás de las estanterías. Llegó hasta la entrada y desde un pequeño espacio que se hacía entre libro y libro logró observar una cabellera dorada que le daba la espalda. Arqueó una ceja, aquello era pan comido. Salió de su escondite, sin vacilar, pero aquel desmaius quedó atrapado en la punta de su lengua. Aquella altura, equella forma alborotada del cabello, aquellas lineas rojas que se dejaban ver en los bordes de su túnica que tocaba el suelo. Matt volvió a sonreír, esta vez con cierto dejo de maldad mezclado con diversión; guardó su varita y caminó hasta la rubia tan sigiloso como lo había sido hace unos minutos, llegando justo detrás de ella y cogiéndole de la cabellera le tiró hacia atrás - ¿Me seguías, rubia de bote? - Murmuró mordaz y divertido, aprovechando los centímetros libres de su piel para dejar un mordisco sobre su cuello. Él sabía que si ella estaba allí de seguro era por un castigo y no por él, pero el Slytherin quería divertirse con la presa que acababa de llegarle en bandeja.

avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Marlene McKinnon el Jue Jun 26, 2014 8:49 pm


Marlene recordaba sus primeros años en el colegio de magia, recordaba ser la pequeña rubia que se esforzaba por ir bien en sus asignaturas y se encerraba en la biblioteca con sus amigas a estudiar lo que acababan de ver, también recordaba que odiaba ser así, ella amaba ser libre, libre de cualquier tipo de ataduras y para ella el estudio debía ser algo que cada persona quisiera hacer, por su propia voluntad, no obligada, pero cada quien tiene ideas diferentes y Marlene tenia ahora una curiosa manera de salir bien en sus asignaturas. Era la chica que se saltaba las clases y aparentemente no estudiaba, pero los días que no salía con sus amigas a pasear un rato o no ayudaba a Lily con algún problema, tomaba el libro de la clase y mientras no había nadie en la habitación de las chicas lo leía para interpretarlo a su manera, muchos docentes habían puesto en duda sus calificaciones y le habían hecho las pruebas una y otra vez para cerciorarse de que de alguna manera no estuviera haciendo trampa, cuando por fin estuvieron convencidos de que la rubia despreocupada en realidad tenía buena memoria no les quedaba más que colocarle una buena calificación, no una excelente que le permitiera estar en el cuadro de honor, no, esas son para quienes realmente tienen amor por el estudio, esas son para chicas como Evans.
Ahora estaba aquí cumpliendo un castigo y no entendía cuál era la razón de Slughorn para esconder las pociones en el almacén teniendo un armario designado para ello al alcance de sus manos, donde podría tener un ojo puesto en sus preciadas pociones día y noche. El almacén era un lugar seguro, como todas las zonas prohibidas del castillo, pero de igual manera imaginaba que no era nada práctico tener las pociones lejos del salón de clases, quizás solo era una manera de hacerla trabajar trayendo las pociones y luego la enviaría de regreso a traerlas, se suicidaría si eso pasaba.

-Otro con H- comentó para sí misma mientras colocaba el frasco en el grupito de su letra para que fuera más fácil tomarlos todos luego y organizarlos en su estante. Estaba tan concentrada en tratar de ver el nombre de la siguiente etiqueta que no se percató de la presencia de nadie en el almacén hasta que este alguien había tirado de su cabello asustándola a muerte, escuchó su voz, aquella voz que tanto la fastidiaba y una corriente de enojo recorrió todo su cuerpo hasta terminar oprimiendo su pecho como un grito de enfado que quería salir –Blackwood- gruñó entre dientes y estuvo a punto de romper uno de los frascos en su cabeza hasta que sintió el mordisco en su piel, soltó el frasco en la mesa para automáticamente elevar una de sus manos hasta el cabello del moreno, tiró de este hacia un lado tan fuerte que lo obligo a separarse de ella –Imbécil, ¿Por que siempre me asustas de esa manera?- Se quejó soltando su cabello antes de que la idea de arrancárselo se volviera más tentadora –Parece que eres tu quien me está siguiendo, ¿Qué haces aquí? ¿Perdiste algo? –Pregunto alejándose un paso de él, conocía al Sly y sabía que estaba metido en algo, además, dudaba que el fuera su compañero de castigo, después de todo era uno de los que intentaban enrollarse a Slughorn para recibir sus favores - ¿No me digas que tú eres el que va a cumplir el castigo conmigo? Porque si no eres tú, creo que todo el mundo estaría feliz de escuchar que estabas haciendo aquí sin permiso- comentó la rubia cruzando sus brazos bajo su pecho.




She's crazy. And just when you think you've reached the bottom of her craziness, there's a crazy underground garage.
I'M A LIONHEART. ♥️

LIFE IS TOO SHORT TO BE ANYTHING BUT HAPPY ♥️:
W E  A R E    T H E     P E R F E C T     D I S A S T E R
avatar
Marlene McKinnon
Gryffindor

Gryffindor

Otros :
I'm a LIONHEART.♥

-ficha - relaciones - cronología-
-busqueda-

Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Lun Jun 30, 2014 12:48 pm



Se mantuvo unos segundos sobre su piel, sobre aquella piel que más de alguna vez ha tenido el placer de recorrer; el sabor se le hacía característico ante el tacto de sus labios, el perfume frutal le hacía recordar uno y mil encuentros. Porque la Gryffindor había pasado de ser la víctima de sus maltratos por la traición a la sangre que estaba realizando a diario, a algo más que eso, algo así como su compañera sexual, alguien en donde botar el estrés diario, su... "juguete personal". Porque no iba a mentir, desde que la conoce había existido una tensión algo especial entre ellos, entre broma y broma se asomaban dejos de deseos, que se fueron acumulando con el paso de los años hasta que finalmente aquello era imposible de ignorar, de cargar. La primera vez en que terminaron enrollados fue después de una discusión, un tanto violenta en la cual las varitas y objetos voladores se hicieron presentes, no bastó más que un poco de forcejeó para verse encerrándola contra la pared y que aquel deseo se hiciera presente, con fiereza, con furia, terminando con los dos desnudos en un polvo cargado de odio y deseo carnal. Desde allí en adelante no se han podido detener, tampoco es que fuera algo tan constante, pero el deseo del moreno por las curvas de la rubia no era algo que hacía esconder, al menos no en privado.

El tirón de cabello lo obligó a apartarse de ella unos centímetros y la soltó, mostrando los dientes - Porque me encanta atormentar traidoras estúpidas como tú, McKinnon - Si, el amor se respiraba en el ambiente cada vez que se veían - Más quisieras que estuviera tras tus pasos, lamento decepcionarte, no eres tan importante para aquello - Retrocedió un par de pasos y se apoyó contra el borde la mesa, dejando descansar su peso corporal en el lugar y cruzándose de brazos. ¿Qué hacía allí?, de verdad tenía que ser ingenua o de llena una tonta sin remedio si esperaba que Matt se lo dijera; el moreno tenía secretos, tenía planes que no compartía con nadie y ella debería tener más que claro, que cualquier cosa que él estuviese haciendo en aquella habitación, de seguro no sería algo bueno, menos aún algo que compartiría con ella. Sonrió altanero - Los castigos no son más que muestras de debilidad y sometimiento de aquellos estúpidos que no son capaz de realizar sus fechorías en secreto. Realmente... hay que ser imbécil para ser sorprendido o no saber comportarse, menos aún cuando parar; lamento volver a decepcionarte, pero no, soy demasiado listo para recibir algún tipo de castigo o reprimenda - Las próximas palabras de la leona lo divirtieron aún más y se dio un impulso para alejarse de la mesa y caminar hasta la caja que cargaba hace unos momentos 

- Claro... todo el mundo estará feliz de creerle a la chica rebelde y mal educada, que va de castigos en castigos y no hace más que comportarse como un simio en clases, si es que se da el lujo de asistir a ella - Porque ver a Marlene en un aula era tan difícil como verlo a él faltando a una - Acusando al educado, inteligente y responsable Blackwood, que hace galantería del alumno perfecto, aquel alumno que todo profesor estaría encantado de tenerlo en su aula - Cogió los frasquitos y los observó uno por uno. Veritaserum, multijugos, agudizadora de ingenio, felix felicis, fluido explosivo, filtro de muertos en vida. En fin, una larga fila de frascos que contenían exactamente las pociones que el moreno estaba buscando - ¿Qué dirán cuando llegue la traidora a acusar al impecable Slytherin de que se encontraba en lugares prohibidos, cuando... la única que debería tener acceso a ellos era la leona... peor aún, intentando culpar al moreno del robo de pociones a las que ella tenía en su poder - Niega lentamente, con una sonrisa gamberra en su rostro y golpetea un frasco de Felix felicis, guardándoselo en la túnica - Si, definitivamente sería divertido - Y él tenía razón, por eso no temía, Marlene tenía todas las de perder si intentaba acusarlo.



Matthew J. Blackwood
avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Marlene McKinnon el Miér Jul 02, 2014 5:33 am


El susto que el chico le había propinado había permitido que la rubia no cayera nuevamente en los brazos del moreno, cada vez que lo veía era como torturarse, se torturaba por el secreto que estaba escondiendo a sus mejores amiga, pero no podía decir nada sobre aquello, le avergonzaría admitir que se estaba acostando con su peor enemigo. Aun recordaba la primera vez que habían sucumbido al placer antes que a al odio que se profesaban, habían discutido violentamente por no recuerdo que cosa, pero solo faltó una mirada, una chisma en aquellos ojos para que los dos se dejaran llevar y se perdieran en la piel del otro, fue un encuentro un tanto desesperado, terminaron con sus ropas a medio andar y sus labios hinchados por utilizarlos demasiado, trató de apartar esos pensamientos de su cabeza, se había prometido a si misma que este año no caería nuevamente en los brazos del moreno, pero ahora estaban aquí, solos ellos dos y la tensión siempre estaba presente por más barbaridades que se dijeran.

Se alejó un paso de él haciendo que esto pareciera algo normal –¿Traidoras estúpidas?- preguntó antes de soltar una leve carcajada –Que decepción, rompes mi corazón, tenía la esperanza de que vinieras por mi- mostró una mueca de tristeza mientras llevaba sus manos a su cabello para recoger este en una coleta alta, ignoró cada una de las palabras que el utilizaba para ofenderla, ya estaba acostumbrada y aburrida de que siempre intentara demostrar que él era superior a la rubia de cualquier manera, a ella no le afectaba en absoluto, siempre imaginó que aquel tipo de palabras solo provenían de personas desesperadas por alcanzar el poder. Siguió con los brazos cruzados observando cada uno de sus movimientos, incluso cuando llegó a la mesa y tomó aquellos frasquitos, no le sorprendía que los tomara, después de todo en aquella caja había pociones realmente valiosas que cualquiera querría tener en sus manos.

-¿Qué puedo hacer? Tengo un serio problema Matthew- Lo miró preocupada mientras se acercaba unos pasos a él hasta sentarse sobre la mesa cruzando una pierna sobre la otra - No puedo evitarlo, odio asistir a clases la primer semana- observó a su acompañante aun fingiendo preocupación –Prefiero ponerme al día con mis amigos, que tener que ver la cara del profesor, después de todo lo veré todo el año. ¿Sabes lo que es tener amigos, no? - Golpeteó la mesa con sus dedos sin apartar la mirada de los frascos que el metía en su túnica, elevó una de sus comisuras –oh mi querida serpiente, profesando ser tan inteligente y haz caído en la trampa más estúpida- soltó una risita bajando de la mesa hasta acercarse a su acompañante y meter la mano dentro de su túnica hasta tomar el frasco que ahora se encontraba vacío –¿Realmente creíste que Slughorn enviaría aquí las pociones sin protección?- preguntó observando el frasco que nuevamente tenía liquido –las cosas que puede hacer la magia eh, no servirá de nada que robes lo que está en esta caja, lo siento cariño- Regresó el frasco a la caja con tranquilidad y señalo la puerta del almacén con un movimiento de cabeza –¿No tienes que irte ya?.




She's crazy. And just when you think you've reached the bottom of her craziness, there's a crazy underground garage.
I'M A LIONHEART. ♥️

LIFE IS TOO SHORT TO BE ANYTHING BUT HAPPY ♥️:
W E  A R E    T H E     P E R F E C T     D I S A S T E R
avatar
Marlene McKinnon
Gryffindor

Gryffindor

Otros :
I'm a LIONHEART.♥

-ficha - relaciones - cronología-
-busqueda-

Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Dom Jul 06, 2014 11:13 am



Sonrió con pinceladas de altanería sin poder evitarlo, aunque muchas veces pudiese parecer serio, frío y amargado; también tenía sus momentos, sobre todo dependiendo de quién lo acompañaba. Marlene era una de esas chicas que hacía más que divertirlo que otra cosa; si no se estaban intentando matar, se estaban acostando, por lo que... más que una traidora cualquiera, era su pequeño juguete de diversión. Al menos así le gustaba llamarle - ¿Te sorprende?, mi fama de rompe corazones es tan conocida y admirada como mi inteligencia, aunque no te preocupes, si te hace ilusión... si, vine a por ti - Agitó levemente la mano, como quitándole importancia al asunto y continuó observando la caja que contenía los pequeños frasquitos de pociones; tenía mucho por donde elegir y aún no se decidía si llevársela por completo o ir sacando de a poco, buscando que el robo no fuese descubierto.

Alzó la vista hacia la rubia, que logró llamar su atención con el sonido que provocaban sus tacones avanzando hacia él, pasó por su costado y tomó asiento sobre la larga y polvorienta mesa que se encontraba en la entrada del lugar. Matt no pudo evitar perderse por unos momentos en la piel que aquella corta falta dejaba al descubierto. Vale, ella lo estaba tentando y lo hacía a propósito, debía ser así - Tener amigos no justifica la irresponsabilidad o la ignorancia, aunque conociendo a tu grupo de amigos... si, explica la estupidez de tus palabras y acciones - Avanzó un par de pasos, quedando frente a ella y llevó sus manos hacia la mesa, en un costado de la chica, encerrándola. Las próximas palabras que salieron de la boca de la leona lograron sorprenderlo, es cierto... había cometido el estúpido error de no haber pensado en aquello con anterioridad; se había confiado en que Slughorn únicamente las dejaría allí, sin más, haciendo gala de la confianza que aquel cuarto inspiraba en cuanto a seguridad. Gruñó levemente, pero sin buscar el parecer derrotado volvió a sonreír y alzó la mirada, encontrándose con la de la chica - Las cosas que hace la magia... interesante - Volvió a coger el frasco, quitándoselo de las manos a Marlene y observándolo detenidamente - Pero el punto es exactamente ese... es solo magia - Se negaba a perder, jamás lo haría - Un simple hechizo de ocultamiento, que de seguro a cualquier ladrón, común y corriente, lo llevaría a la frustración y a rendirse en la tarea - Volvió a guardar el frasco en su túnica - Lástima que yo no soy cualquiera - Le guiñó un ojo a su acompañante y soltó una leve carcajada, retrocediendo un par de pasos.

- Te explicaré, pequeña leona - Soltó levemente el nudo de su corbata, aflojando la presión que ejercía sobre su cuello - En las manos equivocadas el líquido se vuelve invisible, incoloro y pierde todas sus propiedades, es cierto - Asintió - Aún así... no es más que un truco, magia que puede ser anulada con otro hechizo... al fin y al cabo, el contenido continúa allí, se vea o no - Chasqueó la lengua, si... había logrado dar vuelta aquello - Y te aseguro que no me costará mucho encontrar una contra-maldición a este asunto - Volvió a acercarse a la mesa y guardó otro frasco, esta vez de multijugos y bostezó, fingiendo aburrimiento - ¿Irme?, pero si recién estoy comenzando... - Ladeó el rostro y volvió a caer en las piernas perfectas de la leona, dibujando una sonrisa maliciosa en su rostro. ¿Qué podía hacer en contra de eso?, las curvas y el calor de una mujer eran su debilidad, por mucho que hiciera parecer al resto que él no tenía debilidades. Desplazó hacia un costado la caja con la mano, quitándole importancia al tesoro que ella guardaba, después habría tiempo para coger todo lo necesario y salir de allí; avanzó los pasos que se había alejado y volvió a encerrar a la rubia, pero esta vez sus manos no se dirigieron hacia la mesa, sino directamente a las rodillas de la chica, en donde comenzaron a subir lentamente por sus muslos, acariciando su suave piel - Además... aún hay mucho tiempo para que el celador se digne a visitarnos...



Matthew J. Blackwood
avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Marlene McKinnon el Dom Jul 06, 2014 9:13 pm

A medida recurría el tiempo en el que el Slytherin y la Gryffindor se conocían, aquellos intercambios de palabras cargadas de veneno se habían convertido en un juego, de alguna manera u otra el objetivo de ellos dos era encontrar un punto débil del otro y golpear contra este en un juego psicológico ya que, después del primer y único intento de Blackwood de convertirla en su víctima, Marlene le había dejado claro al chico que no era una chica débil que pudiera someter con su mente retorcida y que de alguna manera, no le temía. Soltó un bufido al escuchar las palabras del moreno, quien como siempre alardeaba de algo que a la rubia no le importaba, estaba consciente de que el la deseaba, de que con un simple movimiento, una mirada o unas palabras lograría cerrar su boca altanera y lo tendría ocupado de otra manera. Se había percatado de la forma en la que el recorría su cuerpo con la mirada, por eso de manera casi automática sus movimientos se volvían más sensuales, aunque claro, aquello no era algo que la rubia hiciera con conciencia, simplemente ella era así, no podía evitarlo. -Oh, no sabes cómo me emociona imaginar que vienes por mí- murmuró con su voz cargada de sarcasmo y no apartó la mirada de sus manos que iban de un frasco a otro.

Pudo notarlo, pudo ver el momento de flaqueza que cruzó su mirada cuando le informó de la trampa que había puesto Slughorn en aquellos frascos y como lo esperaba el volvió a atacar, maquinando una idea a mil por hora, pensando en lo que podía hacer para salir de aquello. Solo fue por un momento que la rubia se sintió insegura mientras observaba como el chico se ponía cómodo a su lado y hablaba como si supiera el verdadero hechizo que utilizaba Slughorn, así que se limitó a confiar en sus instintos. No dijo nada, ella era realmente observadora y estaba consciente de que Blackwood era un excelente estudiante, pero no era el mejor, y dudaba que lograra encontrar fácilmente el hechizo que había utilizado el profesor, después de todo, había pasado toda la tarde escuchado la charla del viejo profesor sobre lo protegidas que se encontrarían sus pociones. Todo el mundo sabe que adora alardear sobre cada cosa que hace, pero aun así no revela sus secretos. -No entiendo por qué sigues estudiando, es obvio que tú ya deberías estar graduado, eres tan inteligente- elevó sus comisuras en una sonrisa cargada de diversión –Aunque para informarte, solo un poco, ya sabes que me gusta ayudarte en todo- llevó su dedo a la tapa del frasco que él tenía en sus manos –El líquido no se ha vuelto invisible, desaparece, se encuentra en otro lado, le-jos- susurró lentamente señalando ahora con el dedo hacia otra dirección, para luego regalarle una sonrisa altanera –Pero es obvio que eso ya lo sabes- Se encogió de hombros mientras se acomodaba mejor en la mesa, era cierto que si investigaba bien lograría encontrar el contra hechizo, pero al final Marlene decidió confiar que el viejo profesor no enviaría algo tan valioso a aquél lugar si esto no venía con algún hechizo protector que solo el pudiera romper.

Entonces observó su mirada nuevamente en su cuerpo, cuando estaban solos las cosas cambiaban en un instante, en un momento solo pensaban en querer matarse y en el otro sus miradas se encontraban deseando tranquilizar el calor de sus cuerpos –¿Ah, sí?- preguntó mientras el movía la caja de la mesa preparando el terreno -Yo creo que ya tienes que irte- la sangre de la rubia comenzó a aumentar su velocidad, no debía dejarse llevar esa vez, pero desde hace mucho tiempo no estaba con alguien y no podía negar que añoraba las caricias que solo un encuentro de aquel tipo podrían otorgarle. Se estremeció al sentir las manos del moreno recorrer su piel y recordó las otras veces que lo había hecho –No empieces Blackwood- soltó en un gruñido llevando sus manos a las del chico el cual había elevado un poco más la tela de su falda, mostrando aún más piel que lo normal –Tengo que terminar de organizar las pociones, no estoy de humor para… para estupideces- apartó sus manos esperando que se alejara de ella con aquel desplante, quizás el orgullo del chico le hiciera detenerse ya que ella no confiaba mucho en su propia fuerza de voluntad.




She's crazy. And just when you think you've reached the bottom of her craziness, there's a crazy underground garage.
I'M A LIONHEART. ♥️

LIFE IS TOO SHORT TO BE ANYTHING BUT HAPPY ♥️:
W E  A R E    T H E     P E R F E C T     D I S A S T E R
avatar
Marlene McKinnon
Gryffindor

Gryffindor

Otros :
I'm a LIONHEART.♥

-ficha - relaciones - cronología-
-busqueda-

Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Matthew J. Blackwood el Jue Jul 10, 2014 4:21 pm



Claro que no lo sabía, ¿cómo podría hacerlo?, la rubia, con tan solo dos palabras había logrado desmoronar toda réplica e invento que había salido de la boca del moreno. Si aquella poción robada desaparecía del frasco y aparecía en otro lugar hacía todas las cosas aún más complicadas. Primero, sería mucho más difícil encontrar un contra-hechizo a aquella magia de protección; segundo, corría el riesgo de ser descubierto, ya que Slughorn no era el tonto que intentaba hacer ver a sus alumnos, al contrario, el rechoncho profesor de pociones hacía gala de una de las mentes más brillantes de la última década, por lo cuál no dejaría de revisar constantemente aquel recipiente en donde llegarían sus preciadas pociones si es que fueran robadas; el jamás permitiría que sus creaciones sufrieran daño alguno o fueran a caer en malas manos. Aún así él no replicó, prefirió callar antes de continuar con aquella farsa, antes de que, quizás, se le fuera de las manos. Simplemente decidió ignorar aquellos comentarios mordaces de la chica, con aquel típico aire de superioridad que lo caracterizaba para no levantar sospecha alguna. Odiaba verse vencido, vulnerable, equivocado... y lo odiaba aún más si se veía así frente a una traidora como ella. Él no lo permitiría, jamás lo haría.

Por un momento sintió como la piel de la rubia se erizaba ante su tacto y lo hizo sonreír. Él sabía tanto como ella lo fácil que era levantar pasiones entre los dos, solo que ninguno lo admitía. Recorrió sus piernas y sintió como el deseo se iba apoderando de su cuerpo; sin poder evitarlo mordió su labio inferior, siguiendo con la mirada el recorrido de sus propias manos, que provocaban que aquella pequeña falda pareciera aún más minúscula de lo que realmente era. Todo iba bien, hasta que ella quitó sus manos, en un inútil intento de rechazo. Matt sonrió mordaz. El moreno ya no obtendría las pociones que buscaba y no se iría de allí sin nada; si eso creía la rubia estaba más que equivocada. Él no es el tipo de hombre que pierde el tiempo, odia hacerlo, salir de allí sin conseguir nada sería más que un fracaso para él, más aún que la oportunidad se le había presentado, sobre una bandeja y con cinta de regalo - ¿Que no empiece con qué? - Susurra, divertido, seductor y alza su mano para coger la corbata de la rubia, dando un pequeño tirón y acercándola a él. Sus labios, que iban directo hacia los de la chica se desvían y comienzan a besar su mejilla, la línea de su quijada, suben un poco hasta el lóbulo de su oreja, en donde deja un pequeño mordisco y vuelve a bajar, dejando uno que otro mordisco sobre su cuello - ¿Con esto...? - Murmura, con una sonrisa en el rostro, mientras sus manos, traviesas, van en busca del primer botón de la camisa de la leona, desabrochándolo y bajando al segundo.



Matthew J. Blackwood
avatar
Matthew J. Blackwood
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 63

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst punishment ||Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.