Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Jue Jun 26, 2014 6:41 am

Existen situaciones en la vida que no tienen explicación. Hay momentos que no puedes entender, y aunque suelen ser muy extraños, incluso complicados, no lo lamentas, los disfrutas sin importar las consecuencias. Quizás por eso la Ravenclaw no le daba tantas vueltas a las cuestiones del porqué esa amistad. Una secreta, a oscuras, sin que nadie pudiera opinar al respecto, y es que poco le importaba lo que los demás dijeran, pero lamentablemente debía guardar unas apariencias que lejos de agradarle, las detestaba.

Muchas cosas habían pasado en su vida, por ejemplo el hecho de enterarse que su padre había ya había decidido que sería de su futuro, claro, sin preguntarle. Aquello era de esperarse, el patriarca de los Záitsev era un hombre con un carácter fuerte, no aceptaba un no de por medio, tampoco que se tomaran decisiones distintas a las que él planeaba; lo que él hombre decía era ley, sin marcha atrás. Eso, más compromisos, más perdidas, anhelos y deseos frustrados, entre otros detalles. Todo le daba vueltas y necesitaba de un poco de aire fresco, o quizás de lugares oscuros en los cuales poder hablar con claridad, con alguien que no le juzgara, que fuera sincera, autentica y sobretodo buena amiga.

Ekaterina se asomó al gran comedor. En medio de un grupo considerable de leones se encontraba ella. Su amiga pelirroja. ¿Cómo diablos debía actuar? ¡Ahh si! Como si fuera una idiota. No quedaba de otra; aclaró su garganta, se acomodó la corbata, la túnica, los cabellos, y con la mirada llena de soberbia se colocó detrás de la chica.

Finkel me mandaron a dejarte esto — Y le arrojó un pedazo de pergamino perfectamente doblado frente a ella, sobre la mesa. En él tenía escritos sólo escasas oraciones: "te espero en las limitaciones del bosque prohibido, espero puedas llegar. Traje muchas ranas de chocolate". ¡Vaya! Que inteligente la azulada al mostrar de motivación aquel dulce, aunque con ella funcionaba, porque le gustaban, eso no quería decir que al resto le pasara lo mismo. ¿No?; caminó entonces lejos de la vista de todos a su alrededor. Atravesó los los pasillos del colegio y se dispuso a andar a las afueras. ¿Debía esperar? ¿Su amiga llegaría? Confiaba en que si lo haría, pero llegaba a tener tantas cosas en su cabeza, tantas inseguridades que pensar de forma fatalista nunca estaba demás. No en su caso.

Ekaterina se sentó sobre las raíces de un árbol frondoso que aún le quedaban hojas de color verde, entremezcladas con cafés. El panorama podría ser ligeramente deprimente, la diferencia es que para ella aquel clima la hacía sentir liviana, relajada.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por F. György Finkel el Jue Jun 26, 2014 10:47 am

Una pequeña parte perfectamente doblada de un pergamino, cayó en el plato de sopa de Györginna Finkel. — Coño, Kat, podrías tener un poco más de cuidado. — fingió que se quejaba, sacando el papelito del plato sujeto por su dedo índice y pulgar, como si estuviera asqueada por cogerlo. Había estado charlando y riéndose con los leoncitos que la acompañaban en la mesa, pero casi se atraganta cuando aquel proyectil le fue lanzado. Hizo una mueca y lo desdobló con cuidado sumo cuidado. Sabía que no era de otra persona, como Ekaterina le había dado a entender, aunque lo que importaba realmente era que los demás continuasen creyéndolo. Leyó en silencio, intentando descifrar lo que aquellas letras, difuminadas levemente a causa de la tinta mojada, querían decirle. Comprendió, después de cinco minutos, qué era lo que su amiga había querido comunicarle.

Porque sí, porque la Ravenclaw y la Gryffindor tenían una amistad, curiosa y oculta, pero la tenían. Había comenzado algunos años atrás, pero nadie era consciente del secreto que guardaban. No es que a Gy le agradase eso de tener que verse con ella sin que nadie lo supiese, como si fuera un pecado capital, básicamente porque ya tenía suficiente con tener que repetir ese proceso con Yaxley. No obstante, le tenía muchísimo aprecio a la rusa, de modo que jamás se había negado a verse con ella a solas para contarse mil y una cosas. Además, Gy dedujo en un par de segundos que algo no iba bien, que Kat la necesitaba en esos momentos.

Esperó no haberse equivocado en la lectura de la nota, así que se adentró, procurando ser sigilosa y pasar desapercibida - lo cual era extremadamente complicado para ella - , en lo más profundo del Bosque Prohibido. Caminó durante un par de minutos tarareando una cancioncilla a la par que observaba lo extraño que era aquel bosque. Pese a lo oscuro y siniestro que era, le parecía un lugar bonito y le gustaba en demasía, tanto que en ocasiones acudía allí para estudiar, ya que nadie podía molestarla. Finalmente la divisó sentada sobre una enorme raíz que sobresalía del suelo. Le dedicó una cálida sonrisa en la distancia y se acercó hacia ella. De pronto, le estiró las mejillas a su amiga, riendo, sin importarle demasiado cual iba a ser su reacción ante ese atrevido gesto.  

Que sepas que me ha costado entender la nota más de lo que le tenía que costar a la madre de Snape lavarle el pelo para quitarle lo graso cuando era pequeño — puso sus brazos en jarras y luego sopló un mechón pelirrojo que le caía sobre el rostro, apartándolo. — Y bueno, cuéntame, ¿qué ha pasado? — se sentó a su lado, expectante. La Raven no le había dicho que quisiera encontrarse con ella  porque algo le hubiese sucedido, pero György lo sabía o, al menos, se lo imaginaba. — ¡No me digas que se te ha roto una uña, eh! Que he tenido que caminar diez minutos para poder llegar hasta aquí y me duelen los pies. ¡Estoy vieja y me haces caminar! — comenzó a decir incoherencias, como de costumbre, procurando que su acompañante dibujase una sonrisa.  — Vale, ya me callo. Ahora dime qué es eso tan importante que te ha ocurrido. — se tumbó boca abajo sobre la raíz del árbol y su rostro se tornó rojizo.



F. Györgyi Finkel

If you gave me a chance I would take it. It's a shot in the darkbut I'll make it. Know with all of your heart you can't shake me. When I am with you there's no place I'd rather be
<3:


avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Sáb Jun 28, 2014 9:58 am

Existía algo que poseía la Gryffindor, que lamentablemente Ekaterina envidiaba; ese aire fresco, esos ojos sinceros, esa luz que podía demostrar sin necesidad de ser catalogada. Y no, no le hacía ninguna gracia aquel sentimiento, sin embargo lo apreciaba demasiado, y en más de una ocasión se empapada de él para poder seguir adelante. Era como llenar de energía su cuerpo y volver al ruedo. Le agradecía eso a la pelirroja, de hecho incluso en más de una ocasión se lo había dicho: -" Gracias por tu dosis diaria" -. Esperaba que de verdad le entendiera cada que se lo mencionara. Daba igual, simplemente le agradecía su amistad. ¿Eso se debía agradecer? Probablemente no si se tornaba reciproca, sincera y verdadera, pero la castaña estaba tan acostumbrada a agradecer que le era inevitable decirlo.

Sonreír era inevitable con ella, era como sentir frescura en una herida que ardía por culpa del fuego. Así era el alivio cuando la tenía a su lado, y quizás también por eso le daba mucha vergüenza y rabia tener que esconderse con ella de los ojos ajenos. No pasaba nada, la vida tenía que seguir así o no, y agradecía también que la pelirroja lo entendiera. En un futuro, si lograba romper los patrones y las reglas de sus padres podría presumirle a todos los lazos afectivos que tenía, por el momento lo mejor era quedarse tranquila ¿No? Suspiró para poder tomar el valor necesario para iniciar el tema, para que el aire invadiera sus pulmones y supiera por donde empezar, aunque no deseaba que el tema comenzara con desgracias.

Venga, que primero puedo saber ¿cómo van las cosas no? He escuchado rumores — Le arquea las cejas y se las mueve de arriba hacía abajo en forma sugerente — Pero no quiero creer nada hasta que tu me lo dices — Le dedica una sonrisa amplia — ¿Estás saliendo u ocurre algo con alguien? — Ekaterina comenzó a sonreír de forma mordaz, aquella situación, o más bien el tema era comprometedor. Si ella hablaba de relaciones amorosas eran nulas, aunque si tenía un poco de su lado que contarle, y no precisamente porque fuera algo que ella decidiera sola. Sus padres siempre entrometidos.

No estoy muy bien que digamos — Movió el rostro mostrando algunas manchas púrpuras de un lado de su perfil, todo gracias a la tontería de Evan — Estuve un par de días en la enfermería, en una clase de pociones, Evan aplicó otro ingrediente, ya sabes como es, siempre queriendo tener la razón y no me hizo caso, la consecuencia fue que a ambos nos tocó sufrir los dolores del liquido, lo bueno fue que el profesor no noto que discutíamos, en ocasiones es muy idiota — Se encogió de hombros, con Gy podía hablar de todo, incluso sabía con quienes tenía ella amistad desde chica, que nunca había dado un beso y que su padre tenía castigos muy drásticos con ella, sobretodo los físicos que le imponía. — Eso ha sido lo más tranquilo que me ha sucedido — Soltó una risita traviesa — ¡Ah si! Mi padre me envió una lechuza diciendo que ya tenían a mi prometido, aunque no me han dicho quien es ¿puedes creerlo? ¡Malditos puristas! — Aquello lo gritó tan fuerte que incluso los pájaros salieron volando del susto, esperaba que nadie la hubiera escuchado. Si su padre se enteraba la cosa estaría muy mal.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por F. György Finkel el Sáb Jun 28, 2014 11:02 pm

Sacó un caramelo de limón de un bolsillo de su túnica y una rana de chocolate. Le pasó la rana a su amiga, esperando que la cogiese al vuelo. Después se dio la vuelta y se sentó a horcajadas sobre la raíz, llevándose el dulce restante a la boca. — Bueno, no entiendo cómo puede saberlo ya todo el mundo. — sus mejillas se enrojecieron levemente, aunque no logró comprender por qué. — Pero sí, puede ser. Puede ser que esté con Amos Diggory. — admitió, como si fuese lo más normal del mundo.

¿Y quién se creía eso? Al principio nadie, está claro. Él era demasiado responsable, ordenado y perfecto para ella. Por desgracia para muchas, estaban juntos desde que finalizaron las clases del curso pasado y por lo visto no tenían pensado terminar esa relación. Gy ahora era mirada de una manera diferente. Si antes se limitaban a pensar que estaba loca, ahora creían eso y la añadían un toque de envidia. Conclusión: Györginna Finkel era más que consciente que alguien iba a entrometerse para intentar separarlos.

Cuando Ekaterina profirió aquel grito ensordecedor, Gy se sobresaltó tanto que terminó por caer de la raíz torpemente. Rodó por el suelo hasta acabar con la cabeza llena de hojas y luego apoyó su rostro sobre sus manos, observando a Ekaterina atentamente. No le preocupó demasiado el pequeño espectáculo que la Ravenclaw acababa de presenciar, la cuestión era que al menos sonriese un poco, pero la había asustado y eso no podía negarlo. — Kat, empiezan a preocuparme los sustos que me das. ¿Con que Evan eh? — alzó las cejas de manera sugerente. — Si quieres puedo ayudarle con pociones. — se rió. "Ayudar" en esa frase, era sinónimo de "si quieres puedo hacer que salga volando por los aires".  Quiso añadir un '¿te gusta Evan?' Pero, posiblemente, si lo hacía su cabeza sí que saldría despedida por los aires.

Y mientras imaginaba las mil y una formas de arruinar las pociones del Slytherin, no tardó demasiado en reparar en lo que había dicho, de modo que abrió la boca incrédula y volvió a centrar su atención en la rusa. — Espera...Creo haber oído mal... Aunque imposible porque creo que con ese chillido se ha enterado medio Hogwarts. Mi cerebro no ha terminado de asimilar la información. ¿Prometida? ¿Ya?— dio una vuelta hasta quedar boca arriba. Después, se levantó con rapidez de un salto y se sacudió el enmarañado pelo pelirrojo y la túnica. — ¡Por Merlín! ¿Por qué todas las familias tienen esa obsesión con privaros de la libertad de decidir? — se cruzó de brazos, mostrándose mucho más afectada de lo que debería estar.  Chasqueó la lengua e hizo una mueca. — Al menos tú te das cuenta de que los puristas son ridículos. — rodó los ojos y se acercó hasta su amiga. La zarandeó un momento, sujetándola por los hombros. Estaba orgullosa de que al menos una persona pudiese razonar por su cuenta y no se dejase llevar por la mentalidad retrógrada de sus progenitores. Que sí, que se veían en secreto, pero al menos en público no la humillaba como hacían los Slytherin. Confiaba plenamente en ella, tanto que podía comparar su amistad con la que tenía con James, que era su mejor amigo. — ¡Pero nada de estar triste! — le advirtió. Luego la abrazó con ternura. Sin más. Y con aquel gesto pretendió demostrarle que la entendía y que lo sentía.


Última edición por F. György Finkel el Mar Jul 01, 2014 12:06 pm, editado 1 vez



F. Györgyi Finkel

If you gave me a chance I would take it. It's a shot in the darkbut I'll make it. Know with all of your heart you can't shake me. When I am with you there's no place I'd rather be
<3:


avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Mar Jul 01, 2014 11:35 am

Por suponer algo, los adolescentes vivían en una burbuja ajena a lo que la realidad era, para personas de sangre pura, y si se le añadía ser mujer, como Ekaterina, la cosa era peor, porque su mundo no se cubría por burbujas de jabón, sino por barrotes que ni siquiera un bombarda los podría romper. La pequeña de los trillizos pensó un momento en la familia Black, mantenía una estrecha relación con ellos debido a Narcissa, porque ambas eran muy unidas, pero también por las relaciones que los cabecillas de ambas familias tenían, recordó entonces a Meda, la más hermosa de todas ante sus ojos, y hermosa no por el físico, sino más bien por tener la valentía y la fuerza para hacer frente a su familiar e imponer sus ideales. En más de una ocasión ella había soñado con lo mismo, sin embargo lo cierto era que no tenía el valor, ni la fuerza para poder hacer eso, si lo hacía existirían consecuencias graves, de esas que sólo su padre sabía impartir, así que prefería quedar como una muñeca sin más opciones. Lista para dejarse llevar por el juego de la realidad.

¿Amos? — Arqueó una ceja, claro que conocía al chico, un distinguido Hufflepuff que a la águila le agradaba, era de esos jóvenes que resaltaban simplemente por hacerlo, porque el destino así lo decía, así que la chica simplemente se encogió de hombros — Bueno, es de esperarse, debes encontrar un equilibrio ¿No? Es decir, tu estás loca, él es demasiado tranquilo, calzan a la perfección, les hará bien estar juntos — La idea de que alguien calmara un poco a Gy no es que fuera la más atractiva, pero las locuras tenían que parar en cierto punto, no toda la vida se es joven, y la edad llega a un punto en que te pasa la factura — Me alegro por ti, aparte es muy atractivo, tendrán hijos bonitos — Se burló dándole un golpecito en el hombro a su amiga, al poco tiempo suspiró al mencionar a Evan, ¿cómo no hacerlo? — Ehhh, no, no, por favor — Alzó las manos negando — No le hagas nada, es un buen chico, torpe, pero bueno, o al menos lo es conmigo — Y sus mejillas casi enrojecen del mismo tono que el cabello que la leona.

Hay cosas que son inevitables"Como el compromiso", pensó para si misma y luego la abrazó, lo que más le molestaba es descubrir que un chico le interesaba, ella desde pequeña sabía que no podía permitirse tales cosas, no porque no tuviera la posibilidad su corazón, sino porque no era una opción disponible en su vida. Lo peor de todo es que era un Slytherin, y no cualquiera, uno de sus mejores amigos, el chico que le hacía enojar y sonreír al mismo tiempo, quien le había ocasionado ir a la enfermería ni bien habían llegado al colegio, en su primer clase de pociones — No estoy triste, sólo enojada, pero no hay de otra, además, necesitaba contárselo a alguien, no es que pueda hablar de esto con cualquier persona, y sé que podrás guardarme el secreto"O los secretos", Volvió a pensar para si misma; le tomó la mano y empezó a andar con ella, como si se tratara de dos pequeñas jugando a los movimientos con aquella unión de extremidades - ¿Crees que algún día toda la tontería del purismo y el tipo de sangre termine? — Aunque tenía idea de la respuesta, la esperanza se albergaba en el pecho de Ekaterina.


"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por F. György Finkel el Mar Jul 01, 2014 11:52 pm

Tranquila, solo bromeaba, sé que Evan no es tan...— hizo una pausa, Avery había vuelto a pasearse por sus pensamientos. Sacudió la cabeza y carraspeó. — Tan como los otros Slytherin. Y sí, también lo sé. Amos no es un nombre compatibl...Espera. ¿Has dicho que es de esperarse? Kat, por favor, no digas tonterías.— corrió hacia ella y, de un salto infantil, llevó una mano a la frente de la rusita — ¿Tienes fiebre? Es Diggory, Amos Diggory. Mírame bien.  — dio una vuelta sobre sí misma —  Soy una Finkel. — no tenía nada de malo pertenecer a su familia, claro que no. Es más, los Finkel eran bien conocidos como buenas personas, dispuestas a recibir con los brazos abiertos a cualquiera en su hogar. Pero había que tener en cuenta un pequeño detalle: Todos imaginaban a Amos en un futuro casado con una joven de sangre limpia que perteneciese a una buena, reconocida y noble familia.

Purismo aquí, purismo allá. Para György eso era sinónimo de: mierda aquí, mierda allá. Aquellos asuntos típicos de la Edad Media - o al menos así eran desde su punto de vista -, no tenían significado alguno para la pelirroja. Consideraba que todo aquel que tuviese en su cabeza esas absurdas ideas, es que no estaba demasiado cuerdo. Solía poner un ejemplo a la hora de rebatir los argumentos - más bien falacias pues a penas se sostenían los fundamentos de los puristas - que pensaba que resumía perfectamente la estupidez de los magos. "Miradme", decía, "Tengo el pelo rojo. Es como si ahora porque tengo el pelo de ese color debáis rechazarme. Ridículo, ¿cierto? Pues la condición de la sangre es lo mismo. Cada uno es como es. Y os puedo asegurar de que hay hijos de muggles que serán mil veces más poderosos que vosotros que sois puros." Se acabará. Todo en esta vida se acaba. Pero posiblemente ni tu ni yo vivamos cuando eso pase. Siempre habrá algún maníaco con una ideología retrógrada en nuestros días dispuesto a armar guerras e idioteces de ese calibre. — bufó. Se había tornado  seria, casi molesta, y eso no era habitual en la alocada Gryffindor. Nadie la creía capaz de mantener una conversación fuera de lo banal. Realmente si hubiera sido hija de magos puros, habría tenido el mismo pensamiento que en esos instantes. No entendía por qué había que rechazar a los demás por el mero hecho de ser ligeramente diferentes. Hacían magia al fin y al cabo, ¿no? Y tenían boca, nariz, dos orejas y dos ojos. Y corazón y alma. Pues ya está. ¿Qué más necesitaban? Solo faltaba que comenzasen con la cuestión de ser arios, y, entonces, ya serían igual de intolerantes y racistas que muchos muggles. Porque sí, porque estaba absolutamente convencida de que tenían más cosas en común con lo que rechazaban de lo que podían imaginarse.

—  Pero el compromiso no es inevitable. Solo la muerte lo es.—  clavó sus profundos ojos azules en los de la Ravenclaw y después se mordió el labio inferior, procurando ser delicada. —  Quizás opinas que yo no sé nada de eso porque yo no voy a estar prometida nunca por obligación. Pero sé que si tú te rebelases...Puede que no consiguieras nada, pero tus padres sabrían que no estas conforme y que puede que arruinen tu vida por esa decisión tomada a tus espaldas. —  para Gy no servía de nada quejarse si no se actuaba para evitar lo que no se deseaba. Debías luchar por lo que tú querías, hasta morir por ello si hacía falta. Ante los ojos de György, carecía de sentido replicar a escondidas de los opresores si no te enfrentabas directamente a ellos. Iban a privar a Ekaterina de un derecho esencial. El derecho a amar y a decidir con quién deseaba pasar el resto de sus días. Y esa era la ventaja principal de ser impura. La libertad de decidir.



F. Györgyi Finkel

If you gave me a chance I would take it. It's a shot in the darkbut I'll make it. Know with all of your heart you can't shake me. When I am with you there's no place I'd rather be
<3:


avatar
F. György Finkel
Gryffindor

Gryffindor

Mensajes : 108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por Ekaterina Záitseva el Vie Jul 11, 2014 5:09 am

Es muy fácil juzgar un propósito, una ideología cuando no se vive en carne propia. Durante sus cortos años de vida, la joven se había sentido en medio de un lugar, de de las personas, de la realidad. De todo, pero en medio. Por un lado se encontraba su familia que exigía una vida de calidad, una descendencia de puristas dignos; por otro lado se encontraban los idealistas que creían que la vida sería menos sin los prejuicios. La balanza subía y bajaba de un lado a otro mientras la vida pasaba. En ocasiones se inclinaba de un lado a favor o del otro, nada quedaba claro aún, y es que todo tenía un pro y un contra, según ella. Sin embargo en el último año la joven supo que sus pensamientos y sentimientos adquirían más afinidad a la neutralidad que al purismo, y lo peor de todo es que sus deseos se querían quedar ahí. Si retaba a sus padres (cosa que con sólo palabras en más de una ocasión había hecho), las consecuencias eran muy graves, y no se trataba de morir, la cosa era distinta. El señor Záitsev era muy ingenioso cuando se lo proponía, más cuando se trataba de dejar lecciones claras a sus hijos. La tortura era uno de los placeres culpables del cabecilla de la familia, y, aunque no precisamente lo disfrutaba con los de su misma sangre, no se tentaba el corazón si se trataba de "reformar" a sus hijos.

Ese detalle jamás lo dejaría salir de sus labios, o al menos eso creía, porque quizás llegará el punto en que la desesperación le pueda, estaba por verse.

Hay cosas que te falta comprender de los puristas, Gy, pero no importa, quizás algún día pueda decírtelas, por lo pronto debes saber que me casaré, y que es probable sea muy infeliz por eso, pero ya me las arreglaré para que la cosas salga mejor — Aseguró asintiendo un par de veces, sonriendo con honestidad y en sus ojos mostrando ligeros rayos de esperanza. Ekaterina podría mostrar todo su interior con una mirada, sus ojos eran cómo el lector de su alma, pero eso sólo si la conocías bien, si la sabías detallar y reconocer. La joven era muy simple en realidad, nada del otro mundo.

Vamos, ¿por qué estaría enferma al apoyar una relación así? — Esbozo una sonrisa burla — Evidentemente nadie es perfecto, sino ¡mírate! — Le hizo una broma; una de las ventajas de estar con la Gryffindor es que no se tomaba las cosas personal, por el contrario, hacía bromas, se reían, lo pasaban bien. — No necesitan ser iguales, los dos perfectos, recatados, entre otras cosas para enamorarse ¿No? Eso escuché que es el amor, enamorarte sin condiciones, aceptando los defectos y las virtudes de la otra persona — Hizo una mueca — Suena tan complicado teóricamente hablando, supongo que la practica se vuelve más sencilla — Un rostro se le vino a la cabeza pero rápidamente desechó la idea. La vida de Ekaterina estaba arreglada, no había que ser cabezota para pretender aspirar a algo más.

¿De verdad lo quieres? — Preguntó curiosa bajando un poco la voz, cómo si la pregunta fuera algo secretísimo que nadie más pudiera escuchar.



"Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta
Y sin ninguna pretensión de ser lo que no es"
Existen miradas que lo dicen todo o nada:
Momentos:
avatar
Ekaterina Záitseva
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mundos distintos que se vuelven complementarios. || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.