Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


Lavandería

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lavandería

Mensaje por Lord Voldemort el Jue Jun 12, 2014 6:08 am

avatar
Lord Voldemort
Mortífagos

Mortífagos

Mensajes : 371

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Alex Mulciber el Miér Jun 25, 2014 3:13 pm


Domingo — 6:42 am — Lavanderías — 4 ºC.
Dorcas Meadowes.
Maldición.—Murmuró por lo bajo mientras volvía a recoger una de sus túnicas de verde y negro, propias de su casa. Las túnica y camisas blancas casi llegaban a cubrir completamente el pecho del muchacho. El fin de semana había pasado con mucho movimiento y Mulciber, en su descuido, había olvidado dejar su ropa en la lavandería. Casi no sabía por qué los elfos domésticos no habían sacado la ropa usada y arrugada de encima de su baúl, era obvio que no la volvería a usar hasta que estuviesen impecables nuevamente, pero entonces recordó lo furioso que se había dirigido a uno de los elfos cuando había aparecido en su habitación con una de sus camisas teñidas de un color rosáceo. Era obvio que habían metido su ropa con las túnicas escarlatas de Gryffindor y, desde entonces, Mulciber había dicho en tono amenazante que ningún elfo incompetente volvería a tocar sus ropas.

Dobló a la izquierda y luego a la derecha. A esa hora aún quedaban alguna antorchas encendidas y el alba jamás llegaba a tocar los sótanos. Hacía el típico frío de la madrugada y el silencio aún reinaba en el castillo. Mulciber sabía perfectamente que hasta las nueve de la mañana, no había movimiento dentro del castillo, así era el día Domingo en Hogwarts, pues la mayoría de los estudiantes de tercero en adelante pasaban la noche en alguna reunión grupal que duraba hasta altas horas de la madrugada.

El muchacho ya no vestía su pijama. Se había metido al baño temprano, muy entrada la madrugada y se había aseado con el resonar de los ronquidos de sus compañeros. Estaba seguro de que ninguno lo habría escuchado mientras se echaba la bata de terciopelo azul marino sobre el cuerpo y se calzaba las pantuflas de levantarse para cubrir su desnudes y poder dejar su lado de la habitación completamente aseado. Sólo en ese momento se había fijado en el pequeño montículo de ropa sucia apilada de la pasada semana. Los recogió de mala gana y se dispuso a lavar su ropa de inmediato, con el cabello aun húmedo y frío.

Cuando llegó a su destino, puso mala cara, preguntándose como lo harían los condenados elfos para poner en uso la lavandería.—Maldición.






Más:
avatar
Alex Mulciber
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Dorcas L. Meadowes el Miér Jun 25, 2014 4:15 pm


Domingo — 6:42 am — Lavanderías — 4 ºC.
Alexander Mulciber.
¿Por qué estás usando mi pijama?—una voz chillona le sacó de su sueño. La muchacha le miró debajo de las sábanas, abriendo un único ojo, sin entender qué ocurría. Se había acostado sólo tres horas atrás, y le dolía un poco la cabeza. Jugar a las cartas hasta las tres de la mañana era más pesado de lo que uno pensaría, sobre todo, si tus amigas te obligaban a tomar whisky de fuego. Al parecer, al llegar, había cogido ropa de una de sus compañeras. Lisa compartía cuarto con ella, pero no por eso se llevaban bien. Le explicó a los gritos -o lo que parecían gritos  a esa hora-, que no tenía ningún derecho a tomar sus cosas, y que no era culpa suya que Dorcas fuera una desordenada de mierda. Porque todas las oraciones estuvieron plagadas de expresiones malsonantes, que en otro contexto le habrían hecho reír, o, por lo menos, alzar una ceja—. ¿Recién llegas? —preguntó Doe, todavía con la cara pegada a la almohada. La pregunta, que poco tenía que ver con el regaño, enfadó todavía más a su compañera, que para ese punto ya echaba espuma por la boca. Le gritó un poco más, antes que decidiera pararse de la cama. Arrastró los pies hasta al baño y cerró de un portazo, sintiendo un poco de pena por el resto de sus compañeras.

Buscó en el cesto donde siempre tiraba su pijama, pero lo encontró vacío. Joder, ¿lo había dejado en la habitación? Preguntó a los gritos a Lisa si sabía dónde estaba. La respuesta fue como un cubo de agua helada—. Los elfos se llevaron toda tu ropa, la dejaste en el piso —contestó, Doe creyó oír cierta satisfacción en su tono de voz. Entonces lo recordó. Había sacado toda la ropa de su armario, y la había dejado sobre la valija, ¡seguro los elfos creyeron que estaba sucia! Sospechaba que Lisa tenía algo que ver el problema, pero prefirió no mencionarlo, ya se las pagaría. Se puso la ropa con la cual había llegado. La falda del colegio, unas medias apestosas, y una camisa que tenía una enorme mancha de salsa que se había ganado durante la cena. No tenía intención de dormir así. Sus sábanas estaban limpias.

Tendió el pijama a su dueña, y salió de la habitación. Al menos podía ver si su ropa estaba todavía en la lavandería, tenían un depósito donde ponían la ropa de los alumnos, o eso le habían contado. Bajó una sola vez, acompañando a Gy que quería lavar una corbata. Se movió con paso lento por los pasillos. Tenía que admitir que le gustaba el castillo así, silencioso. Era domingo, nadie despertaría hasta dentro de unas cuantas horas.Tuvo la tentación de salir, ver el amanecer desde los jardines, y olvidarse por completo de su ropa, pero el sueño ganó la batalla.

Abrió la puerta, y allí quedó, con la mano sobre el pomo, sorprendida. ¿Alguien despierto a esa hora? Pestañeó varias veces, anonada—. Buenos días —saludó, llamando la atención del chico, que le daba la espalda, impidiéndole saber quién era. Recorrió el lugar con la mirada. Sobre un estante, en el lado derecho, había un montón de ropa apilada.
avatar
Dorcas L. Meadowes
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Alex Mulciber el Jue Jun 26, 2014 12:52 pm


Domingo — 6:42 am — Lavanderías — 4 ºC.
Dorcas Meadowes.
¿Qué debía hacer?¿Quedarse ahí parado y esperar que su ropa se lavase "mágicamente" por algún hechizo que podría tener la lavandería? Hasta sus pensamientos lo regañaron por pensar semejante estupidez. Por un momento sopesó la idea de simplemente meter su uniforme en los cestos y dejarlos allí, esperando que algún elfo apareciera, pero hacía demasiado frío como para esperar hasta quién sabe que hora ahí parado. Por supuesto, tendría que averiguar como funcionaba el lavado de la ropa de los estudiantes, pero la idea no le hizo mucha gracia.

Cuando escuchó la puerta detrás de él, seguido de una voz femenina, se volteó con el ceño fruncido. Alcanzó a llegar a pensar que se podía tratar de alguna profesora, pues ninguna elfina domestica tenía aquella voz. Bien conocía Mulciber las voces chillonas de los elfos, como campanillas en una mañana de resaca. En la casa de su tía tenían una vieja elfina que se encargaba de algunas tareas básicas del hogar.

Se encontró con la mirada de una chica castaña en la puerta de entrada y alzó ambas cejas. No se esperaba a ningún estudiante de Hogwarts despierto, o en este caso despierta, a esas horas de la mañana.

Buenos.—Respondió después de un breve lapso y volvió a desviar la mirada, casi como si supiera lo que hacía y metió su ropa en una sola cesta y apretó botones al azar. —¿Por qué tan temprano?—Le preguntó a la muchacha con algo de brusquedad. La verdad era que su rostro se le hacía familiar. Iba en su mismo curso, pero no recordaba exactamente la casa de la chica, había ciento de chicas dispersas en diferentes casas y Mulciber no se destacaba por recordar los nombres de otros de sus compañeros y compañeros de otras casas. Se dió cuenta que su mirada era tan desconcertada como la de la muchacha, así que cambió su expresión de repente y no esperó a que la chica le respondiera. —Si quieres, puedes usar esto tú primero, no tengo prisa.—Le dijo apartándose, casi con cortesía mientras se ajustaba la bata. Así, por supuesto, también vería como era el sistema de lavado cuando los elfos no hacían su trabajo. Una cosa era experimentar y dejar la lavandería echa un desastre mientras no había nadie, lo otro era hacer el ridículo frente alguien de su mismo grado. Mulciber apenas estaba dispuesto a la primera opción hasta que la chica había aparecido.






Más:
avatar
Alex Mulciber
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Dorcas L. Meadowes el Jue Jun 26, 2014 1:52 pm


Domingo — 6:42 am — Lavanderías — 4 ºC.
Alexander Mulciber.
Mulciber. De todas las personas en el mundo tenía que caer justo con él. Pensó en darse media vuelta, cuando descubrió con sorpresa que él no le reconocía. Evitó suspirar aliviada. Mulciber era uno de los amigos de Snape, lo conocía porque Lily tenía una imagen muy mala de él. Intentó recordar su nombre de pila, pero sospechaba que jamás lo había oído. Pensó que era curioso como la mayoría de los Slytherin no era más que un montón de apellidos, incluso entre ellos se llamaban por estos. Aldan solía reírse mucho de eso, de cómo todo el mundo le llamaba Yaxley. Sonrió ante la pregunta—. Un despertador chillón —respondió, encogiéndose de hombros, pensando que era una respuesta bastante acertada. Maldita Lisa, seguro tenía treinta pijamas de repuesto—. ¿Qué hay de ti? —preguntó, curiosa—. A esta hora sólo están despiertos los que se caen de la cama —bromeó, con la sencillez de siempre. Sabía bastante sobre eso. Algunos días tenía la costumbre de levantarse muy temprano para ver el amanecer desde el lago. Le gustaba la soledad del castillo, pero después de un rato le abrumaba. Necesitaba del ruido, las risas, la gente.

No te preocupes, no la necesito —esa amabilidad también le resultó sospechosa, ¿dónde estaba el horrible Mulciber?— Mis cosas ya están limpias —señaló al estante lleno de ropa apilada. Eso esperaba. Tampoco tenía la menor idea de cómo hacer funcionar las lavadoras, Gy había tocado un montón de botones y le había sacado a las corridas de la lavandería porque llegaban tarde a clase, o a encontrarse con Cassie, no recordaba. Callada como pocas veces, se encaminó a los estantes. No era propensa a los silencios, le ponían incómoda. Revisó en un pilón de túnica amarillas, buscando una secuencia de pertenencias con su nombre. Doddo. Dorothy. Ninguna etiqueta decía Dorcas. Bufó por lo bajo. ¿Cómo hacían los elfos para entenderse en ese desastre? Pensó que podía ser más fácil buscando su pijama con snitches , pero debía ser el que estaba con descuento, porque había un montón.

Miró por encima de su hombro qué estaba haciendo el chico. Parecía tan desconcertado como ella, lo cual era bastante divertido. Lo recordaba en clase, siempre parecía muy seguro de lo que hacía. Dorcas solía fijarse en todo el mundo, y llevaban seis años compartiendo alguna que otra clase—. Estas cosas son una porquería —comentó, dándose vuelta para mirar lo que hacía. Los aparatos se parecían un poco a las lavadoras muggles, pero, como todo lo mágico, parecía diez veces más completo. Tenía un montón de botones, y luces que titilaban, indicando cosas que no conocía—. ¿Necesitas ayuda? —ofreció, con más confianza de la que tenía. Sí, claro, sería una excelente ayuda. Tal vez tocaba un montón de botones al azar y salía bien. Era una posibilidad entre... ¿cuántos botones tenía esa cosa?
avatar
Dorcas L. Meadowes
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Alex Mulciber el Sáb Jun 28, 2014 3:25 am


Domingo — 6:46 am — Lavanderías — 4 ºC.
Dorcas Meadowes.
No se podía decir que Mulciber era especialmente bueno para dormir. Él mismo se había auto denominado a sí mismo como alguien con la necesidad de sueño de un abuelo o un bebé. Era un madrugador, si le pudiese llamar de alguna manera. Muchas veces le había tocado tener que escuchar los reproches de sus compañeros de habitación cuando hacía demasiado ruido al levantarse en la madrugada. Por supuesto, Mulciber no era especialmente ruidoso, pero había aprendido -con el paso de los años- a ser más sigiloso en la mañana. La miró cuando le respondió y alzó una ceja, pero no comentó nada al respecto.—Nunca insultes un elfo mientras dependas de que te lave la ropa. Eso me pasó.—Le respondió con voz algo más ronca de lo normal. La chica era agradable, casi se le hacía familiar de algún lado, pero aún no podía recordar exactamente donde la había visto.

Frunció un poco el entrecejo y alzó las cejas. Genial, pensó con sarcasmo. La muchacha señaló un  montón de ropa y Mulciber no pudo hacer más que alzar las cejas y tratar de adivinar el funcionamiento de las lavadoras del colegio. Al chico jamás le había tocado hacer casi ningún que hacer del hogar. Algunas veces arreglaba cosas en casa de su tía o lavaba la loza, platos, vasos; eran tareas sencillas y sin ninguna ciencia. El sin fin de botones de la lavadora eran una historia diferente. Miró y encontró el gran botón del encendido y lo presionó. —Si tus cosas están limpias, ¿qué hacen aquí?—Le preguntó desde su posición, dándole la espalda. Mulciber apretó un par de botones y después un tercero que hizo que la máquina hiciera ruido y se agitara.

Se volteó para verla mejor y se la quedó mirando así unos segundos a pesar de que era consiente de que le había preguntado algo. Se apoyó en la misma lavadora y se cruzó de brazos frente al pecho y se acarició el mentón unos segundos. —Sí...—Dijo en tono distraído para no parecer demasiado descortés. Le parecía algo extraña la situación, pero no le molestaba en lo absoluto. —No voy a mentir. Jamás he ocupado una de estas cosas y- —Le había comenzado a comentar, pero de repente la lavadora había hecho un ruido y se agitó, por lo cual Mulciber se apartó ligeramente sobresaltado y le dio espacio a la chica para que viera. Era obvio que algo había apretado mal o algo le faltaba por que la máquina hacía un ruido chillón y desagradable.






Más:
avatar
Alex Mulciber
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Dorcas L. Meadowes el Sáb Jun 28, 2014 12:40 pm


Domingo — 6:42 am — Lavanderías — 4 ºC.
Alexander Mulciber.
Sonrió, todavía un tanto extrañada por su actitud. No tenía que dejarse llevar por los prejuicios, y ahí había una muestra viviente. Aunque sentía la situación como algo falso. ¿Le hablaría tan bien de saber con quién se juntaba? No, claro que no.  Pero Doe no era él, trataba como le trataban. O eso le gustaba decirse a sí misma—. Mejor no insultes elfos —recomendó. Era brutal la forma en la cual los magos trataban a esas criaturas. Decían no parecerse a los muggles, pero cada vez veía cuánto lo hacían. ¿No era el mismo trato que los no mágicos daban a sus esclavos? Mejor sin cabeza que libres. Eran tan medievales todavía. Tal vez los magos se movían en años perro o algo así.

Esa sí era una buena pregunta. Se encogió de hombros, sin poder dar una respuesta verdadera—. Supongo que tendrán horarios  y todavía no las repartieron —no tenía la menor idea de cómo funcionaba el trabajo de los elfos. Pero todo parecía previamente calculado, por algo pocos eran los alumnos que los habían visto—. Tampoco insultes a tus compañeros de habitación, terminas en el mismo lugar —volvió a sonreír. Sí, Lisa se las pagaría. Le envidió bastante. Seguro estaba metida en la cama, arropada hasta la nariz. El frío de los sótanos comenzaba a sentirse, y sus piernas desnudas tenían la piel de gallina. Intentó ver qué botones apretaba, pero la espalda del chico ocultaba sus movimientos. ¿Podían romperse esas cosas? Parecían más dignas de una película de extraterrestres muggles, que de un colegio de magia. Alzó una ceja durante los segundos que le miró. Pispeó su remera, tenía una mancha, pero era transparente, no podía estar viendo eso, ¿no? Aún así se llevó la mano al vientre con intención, tapando lo sucio. Por suerte habló, o intentó hacerlo.

Abrió los ojos sorprendida un momento cuando la máquina empezó a agitarse, seguido por un sonido chillón que no podía significar nada bueno. No logró más que formar una sonrisa divertida mientras se acercaba. ¡Joder! ¿Y si explotaba? Eso sí sería un desastre. Empezó a salir un líquido verde que le hizo dar un salto hacia atrás—. ¡Morgana! —exclamó—. ¿Qué has hecho? —preguntó, un tanto nerviosa. Se habían quedado parados, como si esa máquina volviéndose loca fuera todo un espectáculo. Apretó un botón al azar, uno grande y violeta. Por un momento pareció funcionar. El ruido cesó, y se agitó con menos potencia—. Uf, eso ha sido un... —ahora además de agua verdosa, un montón de espuma brotó, manchando sus piernas heladas. No pudo evitar pensar en lo ridícula que era la situación. Estaba a la seis de la mañana, con un Slytherin, intentando arreglar una magia de elfos, muriendo de frío con las piernas empapadas. Volvió apretar el botón violeta, que debía activar algo como el jabón, porque ya no había más espuma—. Lo siento —se disculpó, mientras la lavadora hacía el mismo ruido molesto—. Seguro hay una toalla en algún lado —razonó de una forma tan muggle que se dio un palmada en la frente. Sacudió la cabeza y sacó la varita para secarse las piernas. El pitido que le rompía los tímpanos—.  ¡Joder! —masculló, con ganas de patear el aparto.
avatar
Dorcas L. Meadowes
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Alex Mulciber el Miér Jul 02, 2014 1:57 pm


Domingo — 6:46 am — Lavanderías — 4 ºC.
Dorcas Meadowes.
Soltó un gruñido por lo bajo ante su recomendación, aunque en realidad no era absolutamente necesario pues, aparentemente, ya había aprendido la lección. Sus ropas, ahí en medio de ese lío de maquinaria, eran la prueba de que había aprendido que no le convenía hacer. Mulciber sabía perfectamente que los elfos estaban acostumbrados a un trato mucho menos agradable del que él le había dado al dichoso elfo doméstico, pero él mismo había cometido el error de ordenar que no lavaran sus ropas. Casi anotó mentalmente llamar a los elfos y decirles que volvieran a sus quehaceres de lavar también su ropa, el muchacho no estaba dispuesto a hacer ese trabajo por ellos por muy molesto que estuviese por su camisa manchada -obviamente dada por perdida-.

Mulciber la miró por un segundo cuando dijo aquello de sus amigos y frunció un poco el ceño, no había entendido que había querido decir exactamente, pero pensó que si él llegaba a insultar a uno de sus amigos -aunque no solía tener esa mala costumbre- lo que menos harían estos sería gastarle alguna broma para que terminase yendo a buscar su pijama en las lavanderías del colegio. —Dudo que se atrevan a algo así.—Replicó de inmediato. No era el tipo de chico que se le hacían bromas a la ligera, pues Mulciber se tomaba todo muy enserio.

El chico hizo una mueca cuando algo verde comenzó a salir de la lavadora. Mulciber, al igual que la muchacha, se quedó mirando como si la maquina estuviese a punto de explotar.—Apreté el pequeño gris y el grande de inicio.—Se hubiese reído de él mismo de no ser por que de cierto modo había confesado que no tenía idea de qué había hecho. La observó cuando presionó otro botón y por un momento se sintió ridículo por dejar que eso pasara y casi estuvo a punto de agradecerle a regañadientes, pero el agua brotó y mojó las zapatillas de levantarse del chico y también un poco sus piernas. Estaba helada y la temperatura en el los sótanos y en las mazmorras en general no era muy agradable. Pudo observar que a la chica se le erizaba la piel de las piernas bajo en frío. Se preguntó cuánto se tardaría la chica en ver que estaban dejando un desastre en la lavandería y que el agua había alcanzado el lugar donde estaba la ropa limpia, seguramente incluida la de ella. Gruñó molesto por el ruido que hacía la lavadora y estuvo a punto de destruirla con la varita. La sacó y apuntó a la maquina. —¡Finite!—Dijo dos veces y apretó la mandíbula, irritado. —Flipen-Crac. Se escuchó el sonido de un elfo al aparecer y comenzó a chillar mientras comenzaba a apretar al menos unos cinco botones al mismo tiempo y la máquina se paraba cuando terminaba de presionar el último botón. Miró a los adolescentes con ojos grandes y llorosos, pero parecía enfadado con su cara de caricatura. —No sé lavar mi ropa, ¿feliz, elfo? Hazlo tú.—Le ordenó, secándose con la varita, pero al parecer sus pantuflas y bata estaban manchadas también con el liquido verdoso del jabón. Se quitó la bata y pantuflas y se las pasó al elfo, cogiendo unas toallas de encima y enrollándosela en la cintura miró a la castaña. —Mírate. —Le dijo con algo parecido a una sonrisa. — Finalmente la idea de las toallas no fue tan descabellada. A tú amiga le ha resultado bien la broma. —Observó que su alrededor no habían zapatos ni nada parecido y, para su desgracia, el elfo también había desaparecido. —Ansío ver como se la cobras.






Más:
avatar
Alex Mulciber
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Dorcas L. Meadowes el Vie Jul 04, 2014 9:19 am


Domingo — 6:47 am — Lavanderías — 4 ºC.
Alexander Mulciber.
Ella también lo dudaba. Mulciber no era alguien con quien te metías a la ligera, de hecho, era la clase de chico que era preferible tener a kilómetros de distancia, cuando más lejos, más seguro estarías. No podía imaginar a ninguno de sus compañeros dejándole sin ropa, siquiera despertándole más temprano de lo deseado. A veces se preguntaba cómo sería que le tratasen así, que nadie se atreviera a meterse con ella. Sí, eso sería bueno, pero también lo descartaba al instante. ¿Por qué querría que la gente le tuviese miedo? Pensó en todo lo que se hablaba sobre Mulciber a sus espaldas, los rumores, cada uno más disparatado que el otro. Eso sí era un poco divertido, le haría lanzar una carcajada que inventasen cosas sobre ella, pero Doe llamaba tanto la atención como una mancha de moho en las mazmorras. ¿Qué tanto hay de cierto en lo que dicen sobre ti?  Quiso preguntar, pero cerró la boca.

Buscó con la mirada los dos botones que había mencionado. ¿Y si era el gris el que estaba haciendo todo ese ruido? Lo tocó, pero no sirvió para nada. Un charco de jabón y agua se formaba a sus pies, mojando sus zapatos—. Maldición —bufó, sacudiendo los mocasines. Entonces él comenzó a usar al varita. Le dejó intentarlo, deseando que funcionase, pero no lo hizo. No era magia de magos, ésta no iba a poder solucionar el problema. Estaba a punto de pedirle que se detuviese, pero no lo necesitó, un sonoro crac hizo el trabajo. Un elfo doméstico apareció de la nada, histérico como jamás había visto uno en la vida, la voz chillona le aturdió. ¡Joder! Apretaba tantos botones al mismo tiempo que era incapaz de seguir el ritmo. Rojo, azul, gris, rojo de nuevo. Agachó la mirada cuando los llorosos ojos de la criatura se posaron en los suyos, parecía enfadado—. Lo...siento, completó en su cabeza. Alzó una ceja ante la actitud del muchacho. No le gustó nada el tono que usó para dirigirse al elfo. Arrugó la nariz,  un gesto infantil que repetía cuando algo le desagradaba. Alzó una ceja cuando se sacó la bata. El elfo desapareció antes que pudiera decir algo.

Mhm —fue el sonido que salió de sus labios cuando él volvió hablarle. Se miró, notando que le había estado observando demasiado fijo. Tenía la parte más baja de la falda mojada, y sus calcetines no tenían salvación— Maldita Lisa—bufó,  sacudiendo sus mocasines. Cogió una de las toallas, y la pasó por sus piernas, ya estaban secas, pero tal vez eso sirviera para entrar en calor. ¡Cuánto habría dado por estar en su cama!— Lo verás, no le perdonaré esta —sonrió de lado. Bufó, echando un vistazo a los pilones de ropa limpia, el agua verdosa también había llegado a ellos. Suspiró—. ¿Cómo te llamas? —preguntó, aunque ya sabía su apellido. No le importaba demasiado, pero prefería poner un nombre a su rostro. Aún así, lo consideró un acto riesgoso. ¿Y si le preguntaba el suyo y la reconocía?  No, era imposible. No tenía ninguna razón para conocerle. A diferencia de sus amigos no solía hacer bromas a los Slytherin que no se metían con ella, era partidaria del ignorarse mutuamente. Un crac hizo desaparecer los pilones donde creía estaba su ropa—. Allá va la mía —comentó. No le quedaría más opción que pedir una falda y una camisa limpia a Amelia—. Debes estar congelándote  —señaló, de forma obvia, por lo menos ella llevaba su camisa de algodón—. ¿Si robamos alguna ropa intacta y salimos de aquí?   —ofreció, un poco en broma, con una sonrisa divertida.
avatar
Dorcas L. Meadowes
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Alex Mulciber el Lun Jul 07, 2014 11:12 am


Domingo — 6:48 am — Lavanderías — 4 ºC.
Dorcas Meadowes.
¿Qué quería decir esa mirada? Por un instante estuvo tentado de preguntárselo. La miró como si recién hubiese reparado en que estaba ahí. Mulciber sabía claramente que una cosa era mirar y otra muy diferente observar. Sólo la había mirado desde que había entrado en la lavandería, pero no se había detenido a observarla en demasía. Estaba consiente, también, de que su rostro le resultaba casi familiar. Habían compartido alguna que otra clase, sin dudas, pero no supo decirse a sí mismo por que no recordaba ni su apellido ni su casa, por lo que lo atribuyó a su mala memoria. Sólo estuva seguro de que la chica no pertenecía a Slytherin ni Gryffindor, pues gracias a su compañero de habitación y amigo, ponía una especial atención en los miembros de esta casa. Alex siempre se había preguntado el por qué del afán del director del colegio en poner a Slytherin y Gryffindor en tantas clases compartidas, en vez de Ravenclaw, que era una casa que las serpientes solían tolerar mejor. Todos conocían la rivalidad en las anteriores casas y ni mil clases compartidas parecían remediar la antigua rivalidad que se remontaba desde los fundadores.

Vio su nariz arrugada, en un gesto algo infantil. Tenía toda la pinta y aura de ser una persona razonable, quizá hasta mucho más madura para su edad y estaba ahí con aquel gesto de niña, con más de la mitad de las piernas erizadas por el frío, con un poco de jabón aquí y allá, casi al igual que él. Frunció un poco los labios ante su exclamación. —¿Te incomodo? Hace mucho que aprendí que la vergüenza no sirve de mucho más que limitarte. —Comentó. No tenía mucha importancia, pero decidió explicarse aunque no fuera algo que le apurase o preocupase realmente. Se apoyó en la pared con sutileza y se dedicó a observarla mientras maldecía -a su manera- y se frotaba con una toalla para entrar en calor. Mulciber, por su parte, ya tenía las piernas y las manos entumecidas, pero no le molestaba en lo absoluto el frío, estaba acostumbrado y le tenía gran tolerancia.

La castaña preguntó su nombre y el chico pareció salir de sus pensamientos, se había quedado pegado mirándole por un breve lapso, siguiéndole los movimientos.—Alex. —Respondió, distraído. Apuesto a que eres de Ravenclaw, pensó el muchacho haciéndose una idea de dónde era la muchacha. Quizá tardó demasiado en devolverle la pregunta, pues de pronto se escuchó el típico sonido de un elfo aparecerse y la ropa desapareció.  Alzó ambas cejas en su dirección cuando dijo que su ropa se había esfumado junto con el resto de ropa sucia. LA verdad...le causó gracia y sonrió mordiéndose el labio inferior. —Tienes tu gracia para no ser de Slytherin. —Le dijo ignorando su comentario sobre el frío a pesar de que era, en parte, cierto. Asintió. A pesar de que el tono de la chica parecía medio broma, a Alex la idea no le pareció tan descabellada. Se movió desde su postura y pasó por su lado para buscar algo de su talla. —Creo que esto sólo te quedaría a ti. —Había encontrado una falda de esas grises que usaban todas las chicas de Hogwarts. Se fijó, además, debajo de esa ropa de chica, había chalecos de invierno de Ravenclaw, todos de lana gruesa, ocupados para los juegos de Quidditch. Mulciber estuvo tentado de arrojarlos al suelo o algo, pero desvió la dirección de su mano y cogió solamente la ropa que no llevaba los colores de las casas; camisas, calcetines, pantalones.






Más:
avatar
Alex Mulciber
Slytherin

Slytherin

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Dorcas L. Meadowes el Miér Jul 09, 2014 5:53 pm


Domingo — 6:47 am — Lavanderías — 4 ºC.
Alexander Mulciber.
Le miró con sincero interés, formando una pequeña sonrisa en sus labios—. No me incomodas —aclaró, no porque en verdad le interesara, o quisiera demostrar algo, sólo lo dijo—. Ciertas limitaciones son necesarias —se encogió de hombros. Lo eran. Dorcas no parecía la clase de chica que se ponía muchos límites, pero lo hacía. Parte de gobernarse a uno mismo residía en saber cuándo detenerse. Por supuesto, era un punto que todavía no ponía demasiado en práctica, más impulsiva e irresponsable de lo que era conveniente. El acción-reacción, que no siempre apostaba a su favor—. Dorcas —se presentó. No le conocía por su rostro, menos aún por su nombre, no vio necesario agregar su apellido, él no lo había hecho. Además, Dorcas no era un nombre tan extraño, debía haber otras personas llamadas así en el castillo. Alex Mulciber. Sonaba mejor de esa forma, más humano. ¿Sería Alex un apodo, o su nombre completo? Daba igual, no creyó que esa pregunta sirviera para algo.

Ladeó la sonrisa a un lado, alzando una ceja. ¿Era eso un cumplido? Prefirió tomarlo como tal—. ¿Los Slytherin tienen gracia? —preguntó, en un tono bastante divertido, donde se notaba que no había malas intenciones. Aún así, podía tomárselo como quisiera, era una broma sencilla, esperada—. Gracias, supongo —aceptó. Seguro él pensaba lo mismo que todo el mundo sobre los Hufflepuff. Inútiles, las sobras de las otras casas, o nada; esa última era la peor de las posibilidades, lo tan ajenos que eran el resto de los tejones, y, probablemente, la que más le molestaba. Era casi un insulto que a uno le llamaran Hufflepuff. Se sorprendió de verle aceptar su propuesta sobre robar la ropa, por alguna razón, esperaba más bien una mirada desaprobatoria. Bueno, no se quejaría. No sólo estaba congelándose, también quería sacarse esa remera roñosa, sin tener que esperar que llegaran sus camisas. Tardó en reaccionar, lo vio ir hasta los pilones de ropa, y sólo se movió cuando él levantó la falda.

La cogió, sosteniéndola por cada punta del doblez, comprobando el talle a ojo. Luego le miró de arriba abajo, fingiendo estudiarlo—.  Podrías intentarlo, tal vez te quede y todo   —bromeó. Mulciber andando por el castillo en falda era una imagen digna de una broma hecha por Sirius y sus amigos. De hecho, no le sorprendería enterarse que lo habían intentado. Tuvo la tentación de reír, pero se contuvo—.   Da igual, me quedará mejor a mí —acomodó la falda debajo de su brazo, liberando sus manos para seguir revisando los pilones de ropa limpia. A diferencia de él, no se preocupó por no coger cosas de las casas. Tomó unos calcetines amarillos de Hufflepuff, un suéter verde de Slytherin, y una camisa blanca, a la que alguien había puesto botones azules. ¿Qué importaba? De todas formas, cuando los elfos la sacaran de su habitación volverían a sus verdaderos dueños. Recorrió el lugar con la mirada, pensando que no había ningún lugar para cambiarse. Acababa de decir que no se sentía incómoda, pero tampoco se sentía lo suficiente como para ponerse en ropa interior frente a él. No, como de costumbre, había pensado las cosas bastante mal. Una suerte que tuviera el orgullo del tamaño de un elefante—.   No me veas —pidió, intentando no sonar infantil, desabrochándose sólo los dos últimos botones de la camisa. ¿Y si sólo se ponía el suéter? Estúpida.
avatar
Dorcas L. Meadowes
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lavandería

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.