Últimos temas
» Homenum Revelio {Af. Élite}
Miér Jul 23, 2014 6:14 am por Invitado

» Sunset Academy {Normal}
Mar Jul 22, 2014 2:59 am por Invitado

» She needs a wild heart, I've got a wild heart // {0/3}
Dom Jul 20, 2014 12:05 am por Fletcher G. Lenehan

» Precious Graphics [NORMAL]{Cambio de botón}
Vie Jul 18, 2014 3:17 am por Invitado

» Censo de usuarios (Limpieza próxima)
Lun Jul 14, 2014 5:53 pm por Marlene McKinnon

» ¡Ponle pareja al de arriba!
Lun Jul 14, 2014 4:45 am por Mary E. Mcdonald

» Tell me would you kill, to save your life? · Remus J.
Dom Jul 13, 2014 11:20 pm por Rita A. Skeeter

» Awards del foro
Dom Jul 13, 2014 3:17 pm por Ekaterina Záitseva

» It was supposed to be just a quick stop || Privado
Dom Jul 13, 2014 1:29 pm por James C. Potter

» Registro de avatar
Dom Jul 13, 2014 1:13 pm por Emma O. Vanity


At the game's end we shall see who gains. (Adrian Prasten)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

At the game's end we shall see who gains. (Adrian Prasten)

Mensaje por Adrian L. Prasten el Lun Jun 30, 2014 9:08 am


Adrian L. Prasten

Personalidad

No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande.


"Un chico raro, este Adrian." 

Se le podría considerar excéntrico si se llevara la palabra a su significado más puro y extremista. El joven Ravenclaw no es así por gusto, desde luego, aunque sí es consciente de que en la remota posibilidad de que exista una alternativa a su comportamiento, él la desconoce por completo; quizá porque ni siquiera quiere encontrarla. Es conocido en medio Hogwarts, tanto en cursos superiores como inferiores, ya que es fácilmente reconocible: si ves a un muchacho con túnica de Ravenclaw que camina por los pasillos de forma despistada o extravagante...¡eureka! He ahí Adrian Prasten. A este chico no le gustan los parámetros sociales establecidos, así que no tiene reparos en romperlos. Se le ve a menudo despeinado, con el uniforme arrugado y andando de forma desgarbada por los terrenos del castillo. Quizá alguna que otra vez se le observe lleno de tinta o con varios pergaminos entre las manos, pero eso no es más que por su afición a la lectura y escritura. Quizá, después de todo, la mejor forma de describirle sea a través de una única palabra: Bohemio.

Sin embargo, esta rareza en su forma de comportarse no le hace antisocial, ni mucho menos. A pesar de vivir la mayor parte del tiempo en el mundo de las ideas, sabe cómo desarrollar sus habilidades sociales. Aunque no escoja estar acompañado (no porque no le atraiga la gente, sino porque ni siquiera se molesta en pensar en si quiere o no compañía), sabe cómo ser educado y cómo vivir con los pies en la tierra aunque sea sólo durante dos milésimas de segundo. Aunque no lo aparente por su apariencia física y su comportamiento extraño según la ocasión, es un muchacho inteligente y bastante maduro para su edad; no por nada fue seleccionado a Ravenclaw. Comenzó a interesarse por la política cuando estaba en quinto curso, y desde entonces sigue lealmente cada publicación del Profeta: no porque crea fervorosamente en la palabra del Ministerio de Magia, sino al contrario: le gusta estar informado de cuando pasa para desarrollar su visión crítica al respecto. Precisamente a través del Profeta es que ha ido entendiendo poco a poco lo que está ocurriendo en el mundo mágico, y aunque todo esté oculto tras un halo de misterio y secretismo, Adrian comienza a intuir la punta del iceberg, por eso ha decidido apoyar firmemente a la Orden del Fénix. Por eso, y porque después de todo es un Hijo de Muggles, y es consciente de que si sus temores son ciertos, pronto vendrán a por él.

Despistado hasta un extremo, no se sabe demasiado bien si porque no le importa cuanto le suceda a él o a sus cosas o porque es un factor que no puede remediar. Es común que olvide cosas y que pierda otras tantas. Si alguna vez le prestas un libro y tarda meses en devolvértelo aún habiéndolo leído rápidamente, no se lo tengas demasiado en cuenta: no es a propósito. Es por tanto ávido lector y apasionado escritor, aunque nadie conoce esta última faceta: no le gusta que lean sus poesías y relatos.

Es, por tanto, un chico bohemio, inteligente pero terriblemente despistado, educado... ¡y no olvidemos amable! Sí, por extraño que resulte, le gusta tratar a todos con simpatía. Cuando está metido en temas políticos, en la clandestinidad, por supuesto, se ve a menudo obligado a adoptar una visión optimista acerca de las desapariciones y asesinatos y de cómo se resolverá todo a corto y medio plazo, ya que todos sus compañeros mantienen posturas derrotistas y conducen al grupo al pesimismo. Adrian, por su parte, cree que todo tiene solución, ideal quizá inculcado por la sociedad muggle, con clara influencia del cristianismo (aunque él se declara ateo, no puede evitar tener cierta moral inculcada en su inconsciente).


Personaje + Tu personaje
Aquí la relación que tienes con el personaje, puedes describir la relación o simplemente colocar los lugares correspondientes

Personaje + Tu personaje
Aquí la relación que tienes con el personaje, puedes describir la relación o simplemente colocar los lugares correspondientes

avatar
Adrian L. Prasten
Ravenclaw

Ravenclaw

Mensajes : 8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.